Infobae
La bacrim conocida como los Urabeños paga 2 millones de pesos colombianos (1.000 dólares) por agente muerto en el departamento de Antioquia. El mismo grupo promovió, días atrás, un paro armado en el norte de país
Las autoridades colombianas conocieron la maniobra gracias a la detención de uno de los sicarios de grupo, conocido como "el Negro". Según difundió el diario El Tiempo, el arrestado reconoció la existencia de "un plan pistola" similar a los emprendidos por el abatido capo narco Pablo Escobar, que pagaba exorbitantes sumas por el asesinato de policías.

"Es la primera vez que tenemos conocimiento por parte de los Urabeños de atentados bajo esta modalidad", aseguró el comandante de la Regional Seis de la Policía, general José David Guzmán.

La bacrim envió panfletos amenazantes a esos sectores para obligarlos a participar de la medida. Para contrarrestar la huelga y brindar seguridad a los damnificados, hay presencia policial y del Ejército en las comunidades afectadas.

En los tres últimos días, los Urabeños promovieron un paro armado que afectó a los departamentos del Chocó, Antioquia, Córdoba, Sucre, Magdalena, algunas partes de Bolívar y la región de Urabá, y coincide con los funerales del fallecido capo máximo del grupo criminal, Juan Usuga David, más conocido como "Giovanny", cuya muerte en combate fue difundida por la Policía el 1º de enero. Las autoridades detuvieron a cerca de medio centenar de presuntos integrantes de esa banda criminal, muchos de ellos llevaban panfletos de intimidación con los que promovían la huelga.

Las bacrim (como se abrevia a las "bandas criminales") actúan de forma similar a los paramilitares, porque poseen una estructura vertical, dominio territorial y vínculos con sectores estatales y las fuerzas públicas. Están catalogadas como las sucesoras de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), cuyos integrantes -de extrema derecha-, se desmovilizaron entre 2003 y 2006, durante el gobierno de Alvaro Uribe, a cambio de beneficios jurídicos.

Además de Los Urabeños, Los Rastrojos, Los Paisas, el Ejército Revolucionario Popular Anticomunista de Colombia (ERPAC), las Aguilas Negras y la Oficina de Envigado son las estructuras responsables del 90% de las acciones delictivas de Colombia.