En un mensaje de video transmitido con motivo del Año Nuevo iraní por la emisora internacional Voice of America, Obama apostó por el diálogo y dijo que los iraníes deben decidir si quieren "ocupar el lugar que por derecho les corresponde en la comunidad internacional".
Washington, EU.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció hoy a Irán abrir una nueva era en sus relaciones con Estados Unidos, en un gesto sin precedentes que fue saludado por Rusia y la Unión Europea (UE) y recibido con cautela por Teherán.

En un mensaje de video transmitido con motivo del Año Nuevo iraní por la emisora internacional Voice of America, Obama apostó por el diálogo y dijo que los iraníes deben decidir si quieren "ocupar el lugar que por derecho les corresponde en la comunidad internacional".

El mandatario estadounidense subrayó que "ese lugar no se puede alcanzar mediante el terror de las armas, sino más bien por medio de acciones pacíficas que demuestren la verdadera grandeza del pueblo y la civilización iraníes".

Obama, quien no mencionó explícitamente el conflicto por el programa iraní de enriquecimiento de uranio, dijo que espera ansioso que se abra un "futuro en el que las viejas diferencias sean superadas", y agregó: "Sé que esto no va a ser fácil. Hay quienes insisten en que estamos determinados por nuestras diferencias". El futuro, señaló Obama, puede incluir "renovados intercambios entre nuestros pueblos y mayores oportunidades para la cooperación y el comercio".

Desde que asumió el cargo hace exactamente dos meses, Obama ya había ofrecido a Irán la apertura de conversaciones directas sin condiciones previas. No obstante, la semana pasada prorrogó por al menos otro año las sanciones impuestas a Teherán hace más de 30 años.

Irán reaccionó de forma reservada al llamamiento, y el portavoz presidencial Ali Akbar Javanfekr declaró al diario "The Washington Post" que es "muy bueno" que Obama hable de "respeto muto", pero que Estados Unidos debe disculparse por su comportamiento en el pasado, entre otros motivos por su apoyo a Irak en la guerra contra Irán en los años 80 o por el derrivo de un avión civil iraní con 290 personas a bordo hace 20 años.

Por su parte, un miembro de la oficina de prensa del presidente, Mahmud Ahmadineyad, reiteró su posición, alegando que Obama debe apoyar con hechos sus palabras.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Javier Solana, calificó la oferta Obama de "muy buena" y consideró que merece una respuesta "inteligente" por parte de Teherán.

Fue un "mensaje muy constructivo", valoró Solana, encargado de dirigir en nombre del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, más Alemania, las negociaciones con Teherán sobre el controvertido programa nuclear iraní.

Solana dijo estar "muy contento" con el deseo expresado por el mandatario estadounidense de "tender una mano a Irán". El jefe de la diplomacia europea expresó la esperanza de que "Irán preste atencion cuidadosamente a lo que ha dicho el presidente Obama" y que la oferta de éste "abra un nuevo capítulo en las relaciones con Teherán", pero matizó la necesidad de que la comunidad internacional ponga fin al conflicto nuclear con Teherán.

Rusia también saludó el paso de Obama para reanudar el diálogo con Teherán y reiteró que Moscú no ve signos de que el programa nuclear iraní tenga un propósito militar, según el viceministro de Exteriores ruso, Serguei Ryabkov.

"Es muy importante para nosotros que la nueva administración estadounidense dé pasos para encontrarse con Irán en la esfera política diplomática. Nos parece óptimo", dijo Ryabkov en respuesta al llamamiento de Obama al pueblo iraní en un mensaje televisado.

"Seguimos creyendo que en este momento no hay signos de que su programa haya pasado a tener un propósito militar (...) y en este aspecto estamos totalmente de acuerdo con las conclusiones presentadas en el último informe del director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)".

Mientras Rusia está a punto de terminar la primer planta nuclear que construye Irán en Bushehr, Estados Unidos y otros países occidentales europeos siguen sospechando que el programa nuclear de Teherán, supuestamente civil, encubre en realidad ambiciones para fabricar armas atómicas.

Se espera que el programa nuclear iraní sea uno de los principales temas de la agenda del presidente Obama con su homólogo ruso, Dmitri Medvedev, en la reunión que mantendrán al margen de la cumbre del G20 en Londres a principios de abril.

En un mensaje pregrabado emitido hoy, el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, prometió continuar con el trabajo nuclear en el país, mientras el presidente Ahmadineyad habló de un año persa lleno de victorias para la nación iraní.

"Nuestra resistencia nos proporcionó logros políticos y tecnológicos y confirmó el estatus extraordinario de Irán en el mundo, así como fortaleció la independencia del país", alegó. "Las potencias mundiales llegaron a un 'callejón sin salida', tanto ideológico como práctico, y su mayor error fue la crisis económica global", alegó.