Bogotá, Colombia.- El presidente colombiano, Alvaro Uribe, reveló hoy que ha ofrecido a su colega francés, Nicolás Sarkozy, explorar conjuntamente "nuevas vías" para la búsqueda de un acuerdo que permita la puesta en libertad de rehenes de las FARC.
"He ofrecido al presidente Sarkozy toda nuestra voluntad para explorar nuevas vías. Se está trabajando en ese camino", dijo Uribe al aludir al diálogo telefónico que mantuvo hoy con el mandatario francés.

Uribe hizo la revelación a inaugurar el hospital "Amor de Patria" en la isla caribeña colombiana de San Andrés.

Añadió que en la conversación con el presidente Sarkozy se planteó la necesidad de "poner en movimiento otro esfuerzo en procura de la liberación de los secuestrados" por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Vamos a ver cómo se puede avanzar en lo que se está explorando con el presidente Sarkozy", indicó el gobernante colombiano que además insistió en que tiene "muy presente que hay que liberar a esos secuestrados sin olvidar a otros 750 colombianos desaparecidos desde hace años" y también en poder de esa guerrilla.

"Tengo muy presente que hay que liberar a los secuestrados" pero sin que se permita a las FRAC retomar "toda su fuerza para secuestrar colombianos".

Colombia, dijo Uribe, "quiere derrotar el secuestro y no premiar a los secuestradores", y anotó que "debemos ser muy cuidadosos" y no permitir que, en la búsqueda del acuerdo humanitario haya una "diplomacia paralela del terrorismo" de las FARC.

Ese terrorismo, añadió, "lo estamos combatiendo" y apuntó que hay que "contarle al mundo la verdad", y comparó los lugares de reclusión de los secuestrados de esa guerrilla con los "campos de concentración" de Adolfo Hitler en Europa.

Las FARC pretenden la puesta en libertad de 45 de sus secuestrados, a los que considera canjeables, por medio millar de sus guerrilleros presos.

Entre esos canjeables figuran la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, que también tiene nacionalidad francesa; tres estadounidenses y decenas de políticos, soldados y policías.

Uribe también se refirió a las pruebas de vida de 16 de los secuestrados decomisadas hace dos días a tres milicianos de las FARC detenidos en Bogotá.

Señaló que "no son pruebas de supervivencia de todos, sino apenas de un grupo de secuestrados", y subrayó que "el mundo debe saber que los secuestrados son muchos".

Sobre esas pruebas indicó que "el Gobierno procedió de manera diáfana" y cuando se decomisó ese material (cartas, fotografías y videos) estos fueron revisados "pero no manipulados".

"La Fiscalía nos dice que es material creíble y el Gobierno lo publica sin ningún cálculo político", señalo Uribe que remarcó que el Gobierno "no dilató, no manipuló, no filtró ese material. El Gobierno lo reveló todo, sin ocultar aquello que demuestra la actividad torturante de las FARC".