Quetzali García / Periodiquito
Las categorías fueron de pista y campo: 100, 200, 400, 800, 1500 y 5,000 metros; 110 metros con vallas, así como jabalina, bala, disco, martillo, salto de altura y longitud, entre otros
La historia de las Olimpiadas se remonta varios siglos atrás, en Grecia. Hoy, los atletas son coahuilenses y en lugar de llegar desde Corinto, Delfos o Argólida, vinieron desde Torreón, General Cepeda, Piedras Negras y de todos los municipios del estado.

Los dioses se reunieron a observar la cosecha del esfuerzo de los deportistas coahuilenses, no en la ciudad sagrada de Olimpia, sino en el Estadio Olímpico de esta ciudad, recinto en que el espíritu de triunfo es igual al de hace siglos.

Carlos González González, "El Chamaco", habló con Periodiquito antes de las pruebas olímpicas y expresó su satisfacción al ver a los buenos elementos con los que actualmente cuenta la delegación deportiva, además subrayó la importancia de que se realicen estas competencias, tanto a nivel estatal como nacional, pues son una motivación para los jóvenes deportistas.

"Chamaco" invitó a la niñez y a la juventud coahuilense a practicar algún deporte, que además de alejarlos de los vicios y problemas, los mantenga saludables y felices.

Un ejemplo de las sabias palabras del "Chamaco" es Marcela Monserrat Rodríguez Gámez, la única niña que participó en 1996-1997 en lanzamiento de bala. Monse ha obtenido gr andes recompensas gracias a la disciplina, que además de formarle hábitos y darle momentos de diversión, la ha llevado a descubrir en ella un gran potencial que hasta hace algunos meses le era desconocido.

La familia de Marcela Monserrat en todo momento la ha apoyado en su decisión, y su mamá hace un llamado a todos los padres en Coahuila para que apoyen y se den a la tarea de encontrar y cultivar los talentos y habilidades de sus hijos.