Claudia Olinda Morán
Saltillo, Coah.- A pesar de la modernización de vialidades y la construcción de puentes, las autoridades han olvidado proteger al peatón, y si bien avanzan las obras de la ampliación del bulevar Nazario Ortiz Garza, son los ciudadanos de a pie los que las padecen.
Y es que aparentemente las estrategias de construcción de obras se olvidaron de tomar en cuenta a los peatones. En el caso del bulevar Nazario Ortiz Garza, a la altura del Hospital del Niño, el que vaya a haber más carriles simplemente les aumenta el peligro.

Según se pudo constatar en un recorrido por la zona, los peatones carecen de áreas seguras por dónde cruzar a pesar de que se trata de una zona hospitalaria, por donde transitan personas con niños, amas de casa con bolsas de mandado y estudiantes.

Pese a que hay un camellón central, los transeúntes tienen que recorrer en un solo tiempo tres carriles de circulación en una zona que aunque marca una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora, es el fin de la pendiente de poniente a oriente del Distribuidor Vial.

Quinientos metros hacia el oriente, avanzan las obras de ampliación del Nazario Ortiz Garza a ocho carriles, por lo que la distancia se alargará más y aparentemente no habrá reductores de velocidad, ya que se considera será una vía rápida para desfogar el tránsito.