Redacción
Los kuna de Panamá (un grupo indígena) tienen uno de los índices más bajos de infartos cerebrales, enfermedades coronarias, cáncer y diabetes. Viven más que el resto de los panameños y no sufren de demencia senil ni Alzheimer.
Cuando un equipo de investigadores se interesó en averiguar el porqué, un detalle llamó poderosamente su atención: los kuna beben el equivalente a 40 tazas de chocolate por semana.

Para el investigador Norman Hollenberg, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, quien se interesó en los kuna desde hace más de 15 años, este grupo étnico atrajo por primera vez a los investigadores porque nunca desarrolla alta presión sanguínea a lo largo de su vida.

"Creíamos que la vida sana de los kuna se debía a un gene protector. Pero lo más significativo de todo esto es que cuando algunos de los miembros de esta etnia se van a vivir a la ciudad, la hipertensión se vuelve común y comienzan a aparecer los infartos, la diabetes y el cáncer", asegura Hollenberg.


El origen de todo


El doctor Hollenberg cree que la clave de la salud de los kunas reside en el chocolate, una bebida que toman desde el destete hasta que mueren.

Y señala como responsable a la epicatequina, una sustancia con un alto poder antioxidante. Se trata de un tipo de flavonoide que también está presente en el té, las uvas y el vino tinto. Sólo que el chocolate la concentra en grandes cantidades.

Cuando es ingerida como parte del chocolate, la epicatequina provoca una elevación en los niveles de óxido nítrico de la sangre, que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y a mejorar el flujo de sangre en todo el cuerpo (el efecto de la epicatequina es similar al efecto del Viagra y el Cialis, los dos fármacos más famosos para
tratar la disfunción eréctil).

Las propiedades antioxidantes de la epicatequina también podrían explicar por qué el chocolate puede detener el cáncer.


Lo más reciente


La noticia más reciente sobre las bondades del chocolate viene de Inglaterra, donde un grupo de investigadores confirmó algo que los kunas de Panamá y los mayas de México han sabido toda su vida: que el chocolate combate la fatiga.

Según investigadores de la Escuela de Medicina Hull York, donde se llevó a cabo el estudio, los resultados fueron sorprendentes, ya que el consumo de chocolate eliminó los síntomas de fatiga crónica en un grupo de pacientes. Y creen que se debe a los efectos del chocolate en la serotonina del cerebro.

El síndrome de fatiga crónica, también conocido como "encefalomielitis miálgica", es un mal con una variedad de síntomas, de los cuales el principal es la fatiga muscular profunda.

El doctor Steve Atkin, dijo que la idea del estudio surgió luego de que un paciente experimentara una gran mejoría al cambiar el chocolate blanco que solía consumir (por ser menos amargo) por el chocolate oscuro.

"El chocolate es rico en flavonoides, un tipo de polifenol, que ya ha sido asociado con otros beneficios para la salud, tales como la reducción de la presión arterial", explicó Atkin.

"Los polifenoles incrementan los niveles de serotonina en el cerebro, una sustancia que ha sido vinculada al síndrome de fatiga crónica", concluyó Atkin. (Europa Press)

 

LA NUEVA PANACEA DE LOS INVESTIGADORES MEDICOS
> El chocolate se ha convertido en la más reciente de las panaceas. Por ejemplo.


* Investigadores médicos del Hospital Universitario de Colonia, en Alemania, encontraron que cantidades tan pequeñas como 6 gramos de chocolate, tomados diariamente, son capaces de reducir la presión arterial en 3 unidades, en personas con hipertensión.

* La bondad del chocolate reside en su alto contenido de flavonoides que actúan como un poderoso antioxidante. El cacao es la fuente natural con más alto contenido de flavonoides conocida hasta ahora.

* Los efectos del chocolate también han sorprendido a investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard que han confirmado su efectividad para mejorar las funciones del sistema cardiovascular y alejar la demencia senil y el Alzheimer.

* Las bondades mencionadas se han encontrado en el chocolate oscuro, no en el blanco.


ORIGEN MAYA

El cacao, de donde se elabora el chocolate, empezó a cultivarse por la civilización maya, entre el año 250 y el 900, en lo que ahora es México y Centroamérica.

Se trata de un árbol de porte bajo cuyo fruto, de sabor sumamente amargo, contiene entre 25 y 75 granos (foto), que se secan al sol antes de ser procesados y luego se muelen con azúcar para reducir el sabor amargo que caracteriza al chocolate.

Los mayas hacían ofrendas a sus dioses con los frutos de este árbol, también los usaban como moneda y como remedio para la fatiga y el mal del intestino.