De la revista Health
El tiempo lo es todo, y siempre es posible mejorar su efecto en todo lo que hacemos.
Para lograrlo, usted necesita revisar el reloj biológico que hace tic tac en cada parte de su cuerpo. Cada uno de nosotros baila al ritmo circadiano de las 24 horas del día y de la noche. Por supuesto, hemos sabido durante años que los relojes internos son los que activan el ciclo de sueño y vigilia. Pero los científicos han aprendido que pequeños grupos de hormonas afectan el funcionamiento y el bienestar de maneras nunca antes imaginadas.

El hambre, la habilidad para concentrarse, la fuerza de su mano para sujetar la bolsa del mandado y qué tan bien recuerda lo que ha aprendido. Todo es afectado por el tiempo.

Eso significa que entender cómo el tiempo incide en su cuerpo puede ayudarle a mejorar en todo lo que haga. Aquí está cómo lograrlo.

Ganar o perder peso

Una comida fuerte en la mañana hace más que suministrar energía para las labores del día -también reduce la posibilidad de comer de más al mediodía. De hecho, las comidas en la mañana satisfacen muy bien el hambre, por eso usted termina comiendo menos en el curso de la jornada.

Los científicos especulan que los mecanismos de saciedad del cerebro funcionan mejor temprano en la mañana y empiezan a reducirse al caer la tarde. Por lo tanto, si quiere aumentar de peso haga un desayuno ligero, y prepárese para una gran comida al mediodía. Y si busca mantener el control de su peso, siga la máxima que dice: "desayune como un rey y cene como un mendigo".

El estado de alerta

Los ritmos del funcionamiento mental son controlados por una serie de factores que van desde lo que usted desayunó, hasta cuánto durmió la noche anterior.

Los estudios sugieren que los madrugadores (aquellos que se levantan cuando la mañana es todavía oscura) tienden a mostrar buena concentración, alto grado de alerta y mejor razonamiento lógico alrededor del mediodía. Mientras que los dormilones están más alertas en las últimas horas de la tarde.

Ejercitarse

¿Piensa que la hora perfecta para ejercitarse es en la mañana y que el peor horario es cuando está cansado al final del día? Revíselo de nuevo.

La investigación sugiere que el máximo funcionamiento atlético se logra en la tarde, antes del anochecer, cuando la temperatura del cuerpo es alta, los músculos son más poderosos, sus articulaciones están más flexibles, sus vías respiratorias están abiertas, y su corazón bombea con más eficiencia.

Los corredores alcanzan la máxima velocidad al final del día. Los nadadores nadan más rápido. Los jugadores de soccer se desempeñan con mayor destreza y aún la gente común alcanza su mejor desempeño físico.

Pero no espere a muy tarde para ejercitarse porque entonces llegará a la cama sobreexcitado y tendrá dificultades para dormir.

Haga sus ejercicios cerca del mediodía o temprano en la tarde.

Probarse la ropa

Usted se verá mejor si se prueba la ropa en la mañana, sobre todo si está luchando con el sobrepeso. En la mañana su estómago está más vacío y su estatura es ligeramente más alta que al anochecer.

Momento de despertar

Mucho depende de su trabajo y su familia, pero lo más saludable es dormir la misma cantidad de tiempo todos los días, no importa a qué hora se retire la noche anterior.

Y aunque dormir tarde los fines de semana puede ayudar a reponer algo del sueño perdido, esto altera el reloj de su cuerpo, haciendo difícil el objetivo de irse a la cama temprano el domingo en la noche.

Minimizar la discusión

Posponga los pleitos con su jefe o con su esposa para el final del día, ya que a esa hora disminuyen al máximo los niveles de testosterona (tanto en el hombre como en la mujer). Entre las 7 y las 10 de la noche, el nivel de testosterona puede ser 35 por ciento más bajo que a las 7 de la mañana.

Presentar un examen

No hay cosa peor que presentarse a un examen después de una mala noche de sueño.

La nueva investigación ha encontrado que dormir bien las noches siguientes de que se ha aprendido algo nuevo es vital para que el cerebro organice y refuerce lo ya estudiado.

Por eso lo ideal es que usted no estudie la noche anterior a un examen, sino que se detenga uno o dos días antes para permitir que los conocimientos se ordenen en su mente.

La falta de sueño dificulta el aprendizaje, sabotea su habilidad para concentrarse, resolver problemas, tomar decisiones y recuperar lo almacenado en su memoria.

Tener sexo

Gracias a los dictados de ese otro reloj -el que tiene en el buró- la hora más popular para el sexo es tarde en la noche, después de las 11:00 (con una distante segunda opción temprano en la mañana).

Tenemos sexo en la noche debido al trabajo y a las obligaciones familiares, no debido a los ciclos de fertilidad o al deseo sexual. De hecho, el nivel de testosterona de un hombre se eleva en la mañana, y su calidad de semen se eleva al máximo en la tarde.

Todo esto lleva a la conclusión de que las mejores horas para el sexo no son las de la noche, sino las de la mañana y el resto del día.

Y recuerde que una mujer tiene más probabilidad de concebir en los días cercanos a la ovulación, cuando su mucosidad cervical es transparente, elástica y viscosa (pero los científicos no saben si la hora del día afecta las posibilidades de una fertilización exitosa).

Medir su temperatura

Si usted está monitoreando su temperatura corporal para determinar los tiempos de ovulación o para ver si tiene fiebre, tómela a la misma hora todos los días. Su temperatura corporal varía por lo menos 2 grados centígrados en una jornada, empezando baja en las primeras horas de la mañana y elevándose al máximo hacia el final de la tarde.

La temperatura corporal tiene impacto en todo, desde el tiempo de reacción hasta el equilibrio. En general, entre más alta sea la temperatura del cuerpo, mejor será la flexibilidad muscular, los reflejos y la coordinación ojo mano.

Tomar una siesta

¿Necesita mucha energía para un día especial? ¿Tiene que preparar una cena de celebración?, ¿participar en una carrera?. Tome una siesta después de la comida de mediodía.

Cuando requiera estar alerta, una buena siesta mejorará su estado de ánimo, su nivel de alerta y su lucidez mental.

La duración de su siesta depende de lo usted busca. Para una dieta regular es suficiente con 20 minutos. Pero si necesita agudeza mental para un discurso o examen, 30 a 50 minutos ofrecen mejores resultados. (De la revista Health)