De la revista OnHealth
Le diremos cuáles son los lugares más poblados de gérmenes que puede encontrar en un día promedio.
Los microbios están en todas partes y andan por donde usted menos lo espera, pero quizá el lugar más contaminado de todos esté en nuestras propias manos. En efecto, ahora se sabe que el 80 por ciento de las infecciones son propagadas a través del contacto de las manos con la boca, la nariz, los ojos y la piel. Así que lávelas con frecuencia y alístese para conocer los espacios más contaminados de su entorno.

Un grupo de estudiantes de microbiología se dedicó a tomar muestras de los lugares más frecuentados por la gente y esto fue lo que encontró.

En las escuelas

Las fuentes de agua para beber, los lavabos, los baños, las áreas de la cafetería, los pupitres y los tableros de las computadoras de las escuelas están plagados de gérmenes. De hecho, las escuelas son los lugares donde más se contagian los niños.

Para reducir el riesgo.

Mande a su hijo a la escuela con sus propias bebidas. Enséñele a lavarse las manos, especialmente antes y después del almuerzo, cuando vaya al baño y después de que use la computadora. Póngale servilletas o toallas de papel extras en su mochila, para que seque sus manos, e incluso considere el uso de toallas antibacteriales.

Si las escuelas limpiaran a fondo las áreas, reducirían a la mitad el ausentismo de los alumnos a causa de enfermarse.

El carrito del supermercado

Estos carritos son usados decenas de veces al día. De ahí que los manubrios estén llenos de bacterias -provenientes de la saliva, de las fosas nasales y de la materia fecal. De hecho, eso es lo que han encontrado los que han muestreado en esos sitios.

Los carritos presentan una gran cantidad de gérmenes, porque todo el mundo los toca, y luego usted pone el brócoli y la lechuga donde antes sentaron a un niño. Aparte de que los alimentos crudos portan patógenos muy asquerosos.

Para reducir el riesgo.

Tenga cuidado de dónde pone sus manos mientras conduce un carrito de supermercado. Y, por favor, no sea de los que andan comiendo de todo mientras pasean con su carrito.

Tan pronto llegue a casa use agua y jabón para lavar sus manos. Y si tiene pensado ir al restaurante de comida rápida después de salir del supermercado, la recomendación es la misma para chicos y grandes: lave sus manos.

Las perillas de las puertas

Si usted no tiene cuidado, puede levantar más gérmenes de lo que imagina con tan sólo tocar la perilla de una puerta, ya se trate de la de su casa o la de un baño público. Esos adminículos tienen más gérmenes que la mayoría de las superficies (y lo mismo sucede con los botones de las máquinas expendedoras, los brazos de descanso de los autobuses, y los pasamanos de las escaleras). Los billetes y monedas también son transportadores de gérmenes.

Para reducir el riesgo.

Siempre lave sus manos después de visitar un sitio sospechoso. De hecho, es una buena costumbre lavar sus manos con frecuencia.

La cocina

Las superficies donde prepara los alimentos, las llaves de agua, la tarja y la esponja que usa para ayudarse en el fregadero, suelen estar llenas de bacterias.

Para reducir el riesgo.

Disuelva una cucharada de cloro blanqueador en un cuarto de litro de agua, y utilice este líquido para limpiar la tarja y otras superficies. (De la revista Health)

GERMOFOBICAS
> Mucha gente siente asco de tocar superficies o de andar por lugares donde andan otras personas. Y algunas desarrollan actitudes germofóbicas como las siguientes:

* Odian estrechar las manos de otras personas.

* Empujan las puertas con el codo o el brazo, no con las manos.

* No comen botanas de un plato donde alguien más ya metió la mano.

* Utilizan una mascarilla quirúrgica para protegerse de lo que hay en el aire.

* Prefieren estar solos para evitar los gérmenes de otros.

* Afeitan su cabeza para lograr una máxima limpieza.

* Algunos famosos piden que les instalen un inodoro nuevo en el sitio donde se encuentran.