La ONU celebró hoy el Día Internacional de los Pueblos Indígenas haciendo hincapié en la vulnerabilidad que éstos sufren ante la propagación del sida por falta de "información e infraestructura", expresó el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon
Ban, que se encuentra de visita en la República de Corea, instó a través de un comunicado a los gobiernos y a la sociedad civil a "actuar con urgencia y determinación para acabar con esta carencia".

"Todavía, los pueblos indígenas forman parte de la poblaciones más marginadas, sufriendo de manera desproporcionada la pobreza y un acceso inadecuado a la educación", añadió.

Este año, la ONU dedicó a la problemática del sida el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que fue ayer, pero que la organización celebró hoy con varios actos.

Junto con la declaración de Ban Ki-moon, el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel d`Escoto, destacó que los 370 millones de indígenas que hay en el mundo "son especialmente vulnerables a la explotación y, por ende, al riesgo de infectarse con el virus HIV".

"Tenemos que presionar para que se acabe su marginalización, su extrema pobreza y la expropiación de sus tradicionales tierras", remarcó en su mensaje D`Escoto.

Asimismo, instó a que la reducción del impacto del sida en los pueblos indígenas se haga considerando la manera que tienen de entender la salud, "que incluye dimensiones físicas, sociales, mentales, emocionales y espirituales".

En la celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que la ONU declaró en 1994, se organizó un panel que contó con la presencia de representantes de la ONU y de la comunidad indígena y con actuaciones de danza y canto del pueblo crimeo Tatar.