Notimex
Ginebra.- El Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) concluyó aquí su décima Sesión Especial y aprobó una resolución sobre el impacto de la crisis financiera en el disfrute de las garantías individuales.
La resolución, adoptada con 31 votos a favor y ocho abstenciones (entre ellas la de México y de países europeos) subraya que la crisis no debe disminuir la responsabilidad de las autoridades nacionales en el respeto a los derechos humanos.

El texto puso especial atención a los grupos más vulnerables y en este contexto pidió a la comunidad internacional apoyar los esfuerzos nacionales y conservar las redes sociales de seguridad para la protección de los segmentos más desfavorecidos.

El CDH reafirmó que un sistema de comercio multilateral abierto, equitativo, predecible y no discriminatorio podría estimular de manera sustancial el desarrollo en todo el mundo beneficiando a todas las naciones, en especial las que están en desarrollo.

El embajador de Alemania, Reinhard Schweppe, en nombre de la Unión Europea (UE), dijo que los países de ese bloque decidieron abstenerse de votar a favor de esta resolución debido a que no se pudo llegar a un consenso.

Lamentó que el texto no se centrara más en cuestiones específicas sobre la responsabilidad de los Estados en la protección de derechos humanos.

De Canadá, John Von Kaufmann también expresó su preocupación por el hecho de que el Consejo no pudo llegar a un consenso, que era lo esperado así como el hecho de que se diera una polarización de opiniones.

Agregó que el texto tiende a dejar a un lado las cuestiones relativas a los derechos humanos y se centra más en lo que respecta al comercio internacional. 'Ese no es el mandato de este consejo', señaló.

El embajador de Suiza, Dante Martinelli, al explicar su abstención, lamentó que el CDH 'no estaba enviando un mensaje directo sobre el hecho de que la crisis no justifica que los Estados ignoren los derechos humanos durante estos tiempos'.

Por su parte, el representante mexicano, José Guevara, se sumó a quienes lamentaron la falta de consenso.

'México comparte las serias preocupaciones sobre los efectos de la crisis financiera en el disfrute de todos los derechos humanos', agregó tras señalar que 'formuló varias propuestas al texto, con ánimo constructivo'.

'Consideramos que faltó voluntad de las partes para llegar a un acuerdo y ante esa situación México decidió abstenerse en la votación', precisó el diplomático mexicano.