Agencias
Tras insistir en que no sancionar una conducta como ésa podría volverla recurrente en los púgiles, el ex campeón mundial dijo que confía en la decisión que tome el CMB, después de que su equipo, la promotora Boxeo de Gala, le entregue un expediente con argumentos para solicitar que se revise el fallo que le otorgó el título a Mayol.
México, D.F..- El capitalino Édgar Sosa, quien el sábado perdió el cinturón minimosca, pidió que el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) intervenga en su caso para sanear la imagen del deporte de los guantes, ya que considera ilegítima la manera en que el filipino Rodel Mayol le arrebató el título, con un rudo cabezazo que el árbitro puertorriqueño Roberto Ramírez sancionó con un punto.

"No creo que sea justo que alguien gane un campeonato así, porque otros peleadores que van en busca del título, ¿qué van a hacer? Dar golpes ilícitos, sólo les quitan un punto y el rival queda disminuido físicamente. La credibilidad que de nuevo está teniendo el boxeo con su regreso se va a comenzar a perder si no se hace algo", comentó Sosa a su arribo a la ciudad de México, donde a primera hora del martes será intervenido quirúrgicamente por la fractura en el pómulo izquierdo que le causó el testarazo del filipino.

Tras insistir en que no sancionar una conducta como ésa podría volverla recurrente en los púgiles, el ex campeón mundial dijo que confía en la decisión que tome el CMB, después de que su equipo, la promotora Boxeo de Gala, le entregue un expediente con argumentos para solicitar que se revise el fallo que le otorgó el título a Mayol.

La respuesta del organismo que preside José Sulaimán "podría ser que la pelea se invalide o a lo mejor un empate técnico, porque no es justo para mí ni para el peleador que ganó el cinturón de esa forma. El boxeo, como todos los deportes, se debe manejar por la línea del juego limpio.

"No digo que me lo regresen (el fajín), pero sí que se pudiera hacer una pelea más adelante", comentó.

Por último, Sosa, quien era imbatible desde 2003 y defendió 10 veces con éxito su corona, recordó lo ocurrido la noche del sábado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

"Me embiste con la cabeza como un toro, me voy a la lona. Es la primera vez que me pasa en mi carrera; me han dado muchos cabezazos, pero esta vez me voy a la lona, tocándome el rostro por el dolor tan intenso", dijo.

Relató que no recuerda nada, ni haberle dicho al médico que quería continuar, porque "en ese momento yo estaba noqueado".

El peleador, quien se levantó para volver a recibir castigo, explicó que "el mexicano siempre se levanta, esté como esté. Vino después una caída, no la recuerdo y aún así me puse de pie. Como púgil mexicano debes tener valor, ya que es una pelea de título mundial y debes echarle todas las ganas, a pesar del dolor tan intenso que se tiene, el instinto es de salir adelante".

Sosa, nacido en el Distrito Federal, tiene 30 años de edad y un récord de 37 peleas ganadas, 21 de ellas por nocaut, por siete derrotas. Es casado y padre de un niño y una niña.

Además de pelear, distribuye suplementos alimenticios y hasta sus primeras defensas del título era también taxista en el estado de México.