Para continuar leyendo nuestro contenido exclusivo por favor regístrate. Es gratis.
Regístrate | Login

Atentado contra la salud

Opinión
/ 22 junio 2022
true

Eran dos tipos sumamente bajos de estatura. A uno le decían “El hombre de acero”, de a cero metros, y al otro lo apodaban “El príncipe charro”, por no llamarle “el pinche chaparro”. Una noche fueron con sendas mujeres al Motel Kamawa, y la mañana siguiente se reunieron a comentar sus respectivas experiencias. “El hombre de acero” relató: “A mí me fue muy mal. Me puse tan nervioso que sufrí un severo ...

Regístrate GRATIS para continuar leyendo
Gracias por leer Vanguardia MX
Regístrate

¿Tienes problemas para registrarte?
Aquí te ayudamos
Ayuda whatsapp Aviso de Privacidad
COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio