Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

El Talibanómetro: ¿Qué tan talibán se encuentra hoy?

Opinión
/ 26 agosto 2021
true

Ya desde el siglo pasado los medios masivos nos permitían horrorizarnos por sucesos acaecidos al otro lado del mundo. Pero ello demoraba lo que tardaba en cruzar el océano la información, misma que a veces tenía que hacer conexiones entre vuelos, le extraviaban el equipaje o llegaba de mal humor por el jetlag. Gracias a la revolución digital el proceso es ahora prácticamente instantáneo y más se tarda una celebridad en nalguear a alguien que las ‘aliades’ de las antípodas en tener las pancartas listas para protestar.

La segunda quincena de agosto nos tenía deparadas imágenes escalofriantes: Hordas de gente tan rabiosamente desesperada por salir de Afganisán que se colgaron de aviones tipo boeing, sólo para caer a su horrenda muerte una vez que despegaron.

Como sabemos, los talibán son unos viejos barbudos muy feos que afortunadamente siempre pierden en las películas (como en su momento perdían los alemanes, los rusos, los japoneses, los chinos, los mexicanos -¡épale, Hollywood, mi piernita!).

Qué tan malos no serán los talibán, que la gente decidió que era mejor (¿?) colgarse de las alas de un jet, antes que afrontar el regreso del viejo régimen, que se reinstala en el poder ahora que EEUU decidió que no tiene más vela o asunto que cuidar en aquel país.

Pero por más que nos hayan vendido a esta secta político-religiosa-militar como el epítome de la intolerancia (¡Jijiji ... ‘pito’!), los rasgos más abominables de su idiosincrasia los podemos observar en nosotros mismos.

Así es señora bonita, impoluto caballero, amiga femi-chaira de verdes axilas, el talibán vive en todos y cada uno de nosotros, sólo que en mayor o menor medida, de acuerdo con los resultados arrojados por el siguiente estudio que he diseñado para que usted conozca qué tan bien le ciñe el turbante. Conteste con total honestidad y revisemos al final su puntuación:

1.- DIVERSIDAD SEXUAL. El talibán rechaza categóricamente que dos personas del mismo sexo se procuren placer o se desgracien la vida casándose entre sí, porque al parecer esto emputece a Alá.

Si usted comulga con esta idea, si considera que lo que la gente hace en el ámbito privado debe ser regulado por el Estado, por la religión o por una moral pública, agréguese 3 puntos.

Si usted es de los cretinos que aseguran no tener nada en contra de la altersexualidad, pero larga frases como “nomás que no se metan conmigo”, o “yo no soy homofóbico, si hasta tengo muchos amigos gay”, o “está bien, cada quién, se respeta... nada más que no adopten”, súmese 2 puntos.

Si usted es abiertamente gay y cree que eso le da derecho e impunidad para hacer escarnio de heteros o cualquier grupo sensible (minorías étnicas, gente con sobrepeso, no muy agraciada o mal vestida), también agréguese 3 puntos por mamona.

2.- RELIGIÓN. El factor primordial de la desgracia talibán es la religión (¡Y todavía hay mensos que dicen “oremos por Afganistán”!). Estos engendros están convencidos de que la voluntad de Dios (su interpretación de la voluntad de un supuesto Dios) debe regir cada aspecto de nuestra vida, incluyendo los asuntos de gobierno.

Si usted es panista, agréguese 3 puntos en automático (ni modo). También son suyos en caso de que no encuentre nada de objetable en los guiños que hace el Presidente AMLO a la fe y la religión, tales como ostentar amuletos, citar versículos, al Papa Francisco o la doctrina cristiana para apuntalar sus políticas y argumentaciones; o prestar el recinto de Bellas Artes para el cumpleaños del líder de Luz del Mundo. ¿Se le hace muy normal e inocente? ¿Sabe qué?... ¡Súmese mejor 5 puntos!

Si tiene a sus hijos en un colegio de monjas/curas, agréguese 2 puntos.

Si tiene que persignarse cuando pasa por una iglesia porque siente que de no hacerlo se condena, agréguese 1 punto.

Si piensa que alguien debería partirme la cara cada vez que publico una blasfemia (o que Diosito debería regalarme un tumor), súmese 3.

3.- ABORTO. Los talibán son la segunda fuerza opositora al aborto en el mundo, detrás de Serrano Limón.

Si usted milita en Provida o comulga con dicho movimiento, ya sabe que los 3 puntos son suyos. Si es de los que dicen “¡no aborten, mejor que los den en adopción!”, pero nunca en su fútil vida ha considerado siquiera adoptar un pinche árbol ni lo hará jamás, súmese 5 puntos por asno.

4. FEMINISMO. Uno de los aspectos más repulsivos del régimen talibán es su total desprecio por los derechos de la mujer.

Si usted responsabiliza a las víctimas de ataques sexuales por la forma en que una mujer viste, se divierte, habla o bebe, anótese 5 puntos. Si piensa usted que una mujer debe observar cierto recato para que no se le juzgue, súmese 3 puntitos nomás. Si usted considera que la virginidad es una virtud, agréguese 2 puntos. 1 punto extra si ve repeticiones de La Hora Pico.

5.- DEMOCRACIA. “¿Democracia? ¿Qué es eso?”, preguntó Abdul enfilándose rumbo al World Trade Center.

Anótese 3 puntos si usted es de los que dicen cosas como: “Ojalá alguien le meta un tiro al vejete de López Obrador”. Pero que sean 8 puntos si lo dice en serio. Si grita ¡fraude!, pero sólo cuando pierde su gallo, son 3 puntos. Y si milita en Morena y quiere “reformar” al INE, coma 5.

RESULTADOS: De 0 a 4 puntos, lo felicito. Usted realmente tendría cabida en las sociedades más avanzadas de este planeta. Debería vivir en Países Bajos o en Finlandia; la verdad es que aquí no lo merecemos

De 5 a 11 puntos. Usted es lo que se dice “work in progress”; está en camino de perfeccionarse, pero todas las tonterías que le aprendió a su padre, tíos y abuelos me lo detienen. ¡Échele ganitas!

De 12 a 16 puntos. Usted ya es una verdadera amenaza para sus semejantes. ¡Pobres de sus vecinos y familia! Seguro que quiere meter a su mujer, hermana e hijas en una burka. Y mejor ni maneje porque el pequeño Bin Laden que vive dentro de usted se enoja y le dice que vaya a estrellarse contra el Ayuntamiento.

De 16 puntos en adelante. ¡Hágase por favor para allá, donde no salpique cuando vaya a estallar! Y grite fuerte “¡Allahu akbar!” para que sepamos cuándo cubrirnos.

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie