Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Esto sucedió en Comala

Opinión
/ 12 octubre 2021
true

-¡Queremos duraznos!

En la plaza de Comala aquel extraño mago callejero había hecho aparecer sobre su mesilla, como por arte de milagro, una charola llena de los variados frutos de la tierra. Pero no había duraznos entre ellos, y la gente empezó a retar al mago a que los trajera.

-¿Cómo puedo hacer eso? –se azaraba el mago-. No es tiempo de duraznos.

Y la gente, burlona:

-Entonces no eres mago.

El misterioso personaje se irritó. Paseó una mirada penetrante por la gente, de modo que cada uno de los circunstantes sintió que era a él a quien miraba. Luego sacó de un cofre una escala de cuerda que arrojó hacia arriba. Ante el asombro de todos la escala empezó a subir como una sierpe hasta que se perdió más allá de las nubes.

En seguida el hombre hizo que un niño, cuya madre ni siquiera acertó a detenerlo, subiera por la escala.

-Encontrarás duraznos en el cielo -le dijo el mago-. Córtalos y échalos acá.

Así fue. De pronto la gente vio, maravillada, que empezaban a caer duraznos. Entre admirados y temerosos los lugareños empezaron a recoger la fruta, y a probarla. ¡Qué rica estaba! Tenía sabor celestial. Las mujeres llenaron sus rebozos, los hombres sus sombreros, con aquellos duraznos venidos del paraíso.

Pero de pronto sucedió algo espantoso. Junto con los duraznos cayó también una cabeza lívida. Era la cabeza del niño. Su madre lanzó un alarido de terror. Luego cayó el torso del pequeño, desmembrado. Del cuello salía un largo surtidor de sangre. Cayeron después las manos y los brazos, las piernas y los pies. La muchedumbre quedó muda de espanto, sin movimiento para huir. La infeliz madre gritaba como poseída, se arrancaba los cabellos, trataba de juntar los cercenados miembros de su hijo.

-¡Qué gran desgracia! -exclamó el mago-. Y yo tengo la culpa: se me olvidó darle dinero al niño para que pagara los duraznos. Seguramente San Miguel Arcángel, guardián del paraíso, castigó con su espada el robo cometido por esta pobre criatura.

Todos estaban en silencio, inmóviles. Habló entonces el mago, conmovido:

-Tengamos piedad, amigos comalenses, de la desgracia de esta desventurada madre. Hagamos una colecta para comprar la cajita de este pobre niño, y que pueda tener al menos un lugarcito en el panteón.

Y empezó a pasar su sombrero entre la gente. Todos dieron su aportación con generosidad. En aquel tiempo en que los jornaleros ganaban 25 centavos diarios, el que menos dio fue un peso. El padre Antonio V. Campero, cura párroco de Comala -lo fue casi 20 años, de 1890 a 1909- entregó 5 pesos.

Pasaron unos minutos, y súbitamente la multitud volvió en sí de aquel profundo trance. También la dolorida madre y su hijo recuperaron el sentido. El mago –el hipnotista- ya no estaba ahí.

Este relato lo conocí por el padre Benjamín Montes Zamora, quien ejercía su ministerio sacerdotal en Tecomán. Dice el padre:

-Mi abuelito, Chimano Montes, fue testigo de este suceso verídico y conmovedor. Se lo contó él de viva voz a su hijo y tocayo, mi papá, que a su vez más tarde me lo trasmitió a mí.

A ti lo he trasmitido yo, lector amigo, para -como se dice en lenguaje leguleyo- todos los efectos a que haya lugar.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie