Para continuar leyendo nuestro contenido exclusivo por favor regístrate. Es gratis.
Regístrate | Login

Historia de un sentón

Opinión
/ 5 agosto 2022
true

El año de 1953 visitó Saltillo la compañía de opereta y zarzuela de Pepita Embil. Ella, junto con su marido, don Plácido Domingo, hacían las delicias -así se decía entonces- de todos los públicos con sus lucidas interpretaciones de aquellas obras que tanto gustaban a la gente de clase media alta y más alta: “La Viuda Alegre”, “Luisa Fernanda”, “El Conde de Luxemburgo”, “Sangre de Artista”, “La Duquesa ...

Regístrate GRATIS para continuar leyendo
Gracias por leer Vanguardia MX
Regístrate

¿Tienes problemas para registrarte?
Aquí te ayudamos
Ayuda whatsapp Aviso de Privacidad
COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS
Síguenos en

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Sugerencias del editor