Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

La educación con perspectiva de derechos humanos

Opinión
/ 13 enero 2022
true

La educación es fundamental para la transformación de la sociedad. La educación con perspectiva en derechos humanos (DH) resulta, además, una gran inversión para la sociedad. No sólo reduce los costos sociales, institucionales y económicos de las violaciones a los derechos humanos sino, principalmente, genera mejores condiciones para construir sociedades libres, igualitarias y fraternas.

¿Cuánto nos cuesta la educación DH? En realidad invertimos muy poco. Gastamos más en políticas institucionales que reaccionan a los problemas, que en educar a las personas en los valores de la dignidad humana para prevenir las violaciones. Por ejemplo: la violencia de género. ¿No sería mejor invertir en procesos educativos que formen a la nueva generación en las nuevas masculinidades, en lugar de gastar en instituciones que están rebasadas en la atención para erradicar la violencia de las mujeres? Por supuesto se deben asegurar instituciones sólidas para sancionar la violencia. Pero, ¿cuánto nos ahorraríamos si la nueva generación de hombres erradican los patrones de violencia contra las mujeres?

De igual forma, según los datos oficiales en México, la policía ocupa los primeros lugares en quejas por violación a los derechos. ¿Es costoso generar una buena formación policial? Sí. La sociedad debe invertir en que los policías no sólo aprendan a disparar un arma de fuego, sino que al dispararla sepan que su uso como fuerza letal debe ser racional y proporcional. ¿Cuántas indemnizaciones a víctimas nos ahorraríamos si la policía tiene una formación institucional que blinde a la sociedad contra la tortura, las detenciones ilegales, las desapariciones e incluso las ejecuciones extrajudiciales?

En el ámbito judicial, si los operadores de justicia supieran dominar la perspectiva de los derechos humanos, ¿cuántas instancias judiciales nos ahorraríamos? De entrada, creo que si los jueces locales nos tomáramos en serio la obligación de garantizar los derechos de las personas, muchos amparos o instancias internacionales serían inútiles e innecesarias. Eso también reduciría costos de justicia terminal.

La educación DH, por tanto, es una garantía para reducir a futuro los costos personales, sociales y económicos de las violaciones a los derechos humanos. Mi experiencia es que la educación transforma a las instituciones y a la sociedad de raíz. Es un proceso más largo. Más complejo. Pero más rentable.

Estos procesos educativos son obviamente menos vistoso en una sociedad que premia las simulaciones, las mediocridades. Es más rentable, sin embargo, en aquellas que sí le apuestan al futuro de las personas como sujetos de cambio social.

EL COMPROMISO COAHUILENSE

En la reciente reforma constitucional aprobada por el Congreso, la educación con perspectiva de derechos humanos es una obligación para todas las autoridades.

Este es un compromiso constitucional para la próxima generación. En ella anhelamos una mejor sociedad. Estoy convencido que si las personas aprenden a vivir en los valores de la dignidad humana, vamos a reducir los costos de una sociedad profundamente arbitraria, desigual e inhumana.

Pero para erradicar los males actuales, más nos vale tomar en serio esta obligación constitucional que la próxima generación no sólo lo va agradecer, sino que la puede cultivar como uno de los mejores tesoros que podamos tener para prevenir y erradicar las violaciones a los derechos humanos.

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio