Lo que sigue por aprender

Opinión
/ 14 enero 2022
true

Las noticias no son buenas. El COVID anda por todos lados. No llega a los números de hace tiempo, pero sí suben. Tal vez sea resultado del período de fiestas de Navidad y fin de año. Me gustaría pensarlo así, porque eso podría significar que, así como suben, bajarán de nuevo los contagios. No sabemos. En realidad, no hemos sabido nada a ciencia cierta desde el cuento del chino y la sopa de murciélago.

Nos hemos puesto vacunas que se desarrollaron en tiempo récord, sin saber qué contienen. Bueno, no sé yo qué contiene ninguna vacuna de las que me han puesto en la vida y que hice aplicar a mis hijos de pequeños. Ciertamente siempre me ha parecido correcto usar lo que la ciencia médica puede ofrecernos.

Pasamos por un tiempo de evidente incertidumbre. Y digo “evidente” porque los tiempos siempre han sido inciertos.

No sé ustedes, pero yo ansío un rato de certidumbre y seguridad. Tal vez esa ansiedad nos hizo descuidarnos un poco. No lo sé. Eso dirán muchos. En 2020 yo empecé a usar cubrebocas hasta que ya no me dejaron entrar al supermercado sin él. Me resistí. Y no he sido la persona más cuidadosa en los últimos 21 meses.

Hace semanas que he usado religiosamente el cubrebocas, para no contagiarme, de ser posible, y también para no contagiar a otros. Es casi imposible saber, desde que todo esto comenzó, quien puede traer el virus y contagiar. A la vez, no quiero que se detenga la vida. ¿Cómo le haremos para lidiar con este mal y seguir activos y productivos? ¿Será eso lo que sigue de aprendizaje?

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio