Los retos del Banco de México

Opinión
/ 3 diciembre 2021
true

La elección del gobernador del Banco de México (Banxico) no es algo que se deba de tomar a la ligera, y menos en un momento tan complicado como el actual. Para las personas que desconocen el tema, su principal encomienda es el control de la inflación para fomentar el crecimiento económico del país, a través de eliminar las presiones en precios para el productor y consumidor. Un buen gobernador deberá saber cuándo subir las tasas y en qué proporción. Cualquiera de los dos parámetros que no se lleguen a cumplir en tiempo y forma, y los mexicanos tendremos que pagar costos muy altos como salidas masivas de capitales, desempleo y desde luego, devaluaciones. Dadas las condiciones del mundo actual, ser él o la Gobernadora del Banco de México es una gran responsabilidad porque se enfrentará como nunca a una situación que no habían sucedió en la historia de la humanidad desde el siglo pasado. Es aquí donde vienen las complejidades, pero sobre todo, los retos que se tendrán que enfrentar en los siguientes tres meses.

El primer reto natural será combatir la inflación actual que es muy alta para la situación económica del país. La meta original de inflación era de entre un 3 y 4%, que fue establecida en los criterios generales de política económica de 2021 (publicados en septiembre de 2020). En aquel entonces, ya hace catorce meses, no se vislumbraban los factores actuales, pero que en enero sí se veían venir y no se hizo nada, ni por ajustar el indicador, ni por crear políticas públicas encaminadas a fortalecer la moneda y los esquemas de producción industrial ante la falta de insumos en diversas industrias. Aquí hubo un fallo que pudo corregirse subiendo la tasa de interés en mayo. Sin embargo, se actuó en forma contraria y todavía peor, se bajó la tasa de referencia hasta llevarla a 4%. De hecho, hoy estamos pagando las consecuencias de esa irresponsabilidad porque se dijeron dos mentiras; que la inflación sería temporal, y que elevar las tasas no funcionaría para controlar la inflación porque se debía a problemas de logística nada más.

El segundo reto será mantener la confianza de los inversionistas, que por cierto, está muy “golpeada” por todo lo que está haciendo el gobierno federal con su contrareforma eléctrica, y las inyecciones de dinero a Pemex para rescatarlo de la quiebra. El problema real para México es que ahora sí hay otros países que están haciendo las cosas mejor y dando mayor seguridad al mundo, junto con mayores utilidades al capital. La tasa base actual del Banxico no es suficiente en estos momentos para cubrir la inflación, lo que nos hace menos atractivos en el mercado mundial de capitales. Hay que explicar que tampoco se puede subir la tasa del Banco muy rápido porque generaría problemas en toda la economía, empezando por una potencial espiral inflacionaria e inestabilidad en los mercados financieros.

El tercer reto es recalcular la base monetaria para que los micro y pequeños negocios despeguen. Una de las quejas recurrentes en este momento es que no hay efectivo suficiente y que por lo mismo, a las empresas se les está pagando a noventa o 120 días y con las condiciones actuales inflacionarias y de créditos más caros, muy probablemente, una parte importante de las micro vaya a cerrar. En economía se le conoce a este fenómeno como “la trampa del efectivo” y castiga duramente a las empresas que no tienen medios para financiarse creando una marcada desigualdad empresarial que en el mediano y largo plazo genera monopolios, pues los micro competidores desaparecen quedando sólo las grandes empresas que tienen acceso a préstamos bancarios o a poner condiciones en los mercados. Si el nuevo gobernador no acierta a crear las condiciones de liquidez necesarias en el muy corto plazo, y dudo que la maestra Rodríguez Ceja tenga esto en mente, se volverán a presentar cierres masivos con dos consecuencias, menos captación fiscal y mayor desempleo. Es claro a través de diversos estudios que existe una relación directa entre la base monetaria y el empleo. En este momento se puede argumentar que debe haber cautela en el manejo de este factor, porque también dicen los estudios, tiene un impacto directo sobre la inflación y amplifica cualquier problema.

Otro reto del Banco de México será resistir el embate en marzo de la propuesta del senador por Morena, Ricardo Monreal quien insiste en que la institución se vuelva captadora de los dólares que la banca comercial no pueda mandar a Estados Unidos y convertirlos en pesos para poder mantener sus operaciones en equilibrio. El propio vecino del norte ya dijo que hará todo lo posible por evitar que esta propuesta se lleve a cabo. En marzo se discutirá el destino de esta idea descabellada pero muy útil para un sector muy particular dentro de los servicios financieros. Esto y el lavado de dinero serán exactamente lo mismo. Sólo hay que recordar que el Banco de México no tiene los medios operativos para hacerlo ni la legislación.

El reto para quien llegue a ser gobernador o gobernadora del Banco de México será muy grande. Por lo pronto hoy le dijeron a Rodríguez Ceja que sólo sería subgobernadora, y posteriormente como decimos en México, ya se verá, si es ella o el presidente entiende que se requiere alguien con mejor conocimiento del sector. No se cuestiona su capacidad, sino su experiencia para poder maniobrar un barco llamado economía mexicana, en la tormenta financiera perfecta.

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie