Otros moditos de hablar

Opinión
/ 17 septiembre 2021

Semanas antes de que estallara la pandemia fui a Aguascalientes y a León en el mismo viaje. Ahí encontré dichos, sacados unos de libros que compré; escuchados los otros de labios de la gente. Los añado hoy a mi colección:

- Estás bueno para ir a traer la muerte. Eso se le dice a alguien a quien se envió a traer una cosa y tardó mucho.

- Si escupo, que soy aguado, y si no, que soy reseco. La expresión la usa quien se queja de no dar gusto a alguien, o a nadie.

- Hoy los tragos, mañana los estragos. Hace referencia a ese terrible espanto, plaga de la Humanidad, llamada “cruda”. De ella por tu infinita misericordia líbranos, Señor.

- ¿Y qué le espulgas al juil, si tiene el cuero tan liso? Esta frase equivale a la que aconseja no buscarle tres pies al gato. El juil es un pequeño pez de río cuya piel carece de escamas.

- Pero ésta es cuenta de otro rosario. Usa esa expresión quien se apartó del hilo de su narración para contar otra cosa, e interrumpe de pronto la digresión para volver a lo que estaba diciendo.

- No le tengo miedo al chile, aunque se vea colorado. Esta expresión retadora, me dicen, se usa mucho en los pueblos de Aguascalientes.

- Chinches me pican de noche, chinches al amanecer... Es parte de un doliente poema escrito al parecer por un bardo municipal de León, dolora en la cual se queja el vate de su aciago destino, si bien para expresar su infortunio empleó aquella metáfora que algunos críticos escrupulosos podrían calificar de vulgar.

- Ir como entierro de pobre. Es decir, muy aprisa.

- Íngrimo. Esta curiosa palabra la escuché en León. Significa “solo”. “Desde que enviudó vive íngrimo en su casa”.

- Esta mula es mi macho. Con este dicho es vituperada la testarudez. Se le espeta a aquel que se empecina en mantener su error a pesar de mostrársele todas las evidencias en contrario.

- Eso es del tiempo de la pajuela. Me dicen en Aguascalientes que esta frase la usan hasta las niñas, lo mismo que las señoras de respeto y las viejitas, para indicar que algo es muy antiguo. “Este ropero es del tiempo de la pajuela”. No saben ellas que en lenguaje de picardía se llama “pajuela” a la masturbación del varón, práctica que, según historiadores serios, tiene hondas raíces en el tiempo, y una gran tradición histórica.

- Salir del maíz picado. La frase la usan en León los padres que casaron ya a todas sus hijas.

- No sólo el que corre pierde, también el que clava el pico. Esta es frase de galleros, y hace alusión a quien se humilla.

- Parecer abanico de tonta. Moverse continuamente; agitarse sin razón; andar de aquí para allá sin hacer nada.

Esos galanos dichos son muestra del riquísimo ingenio popular, tesoro entre los más grandes que tiene nuestro país.