Entre La Habana y Bruselas

Politicón
/ 25 marzo 2016

    El mundo tenía los ojos puestos en Cuba y en la visita de Barack Obama a la isla, pero el martes desvió la mirada hacia Bruselas, Bélgica. La capital de la Unión Europea ahora fue el blanco de un ataque terrorista que reivindicó el Estado Islámico, o ISIS. Murieron 34 personas; más de 100 están heridas. 

    Cumplieron su cometido: sembrar terror en este mundo occidental hiperconectado; hacernos sentir, con su transmisión casi en vivo de los hechos, que todos somos vulnerables. 

    Aunque hay ataques terroristas casi cada semana, leía en el blog de Mauricio Meschoulamm que el 80% se concentran en Irak, Afganistán, Pakistán, Siria y Nigeria por lo que poco nos enteramos. O por lo menos no a este nivel. 

    Se sabe que dos aparatos explosivos lograron detonarse y un tercero no. Que uno de ellos fue activado por un atacante suicida que, al convertirse por ello en mártir del Islam, piensa que con ello ganará el cielo… o lo hace, también por una suerte de desesperación social al no encontrar oportunidades de desarrollo en los países en los que vive, lo que lo hace presa más fácil de la promesa de la “yihad”. 

    Lo cierto es que no es una buena noticia. Si de por sí las fronteras se cierran cada día más a migrantes y desplazados por violencia hacia Europa… Ahora con terror ciego, más. 

    Qué lejos estamos de un mundo de paz. 

    El que tuvo una —o más bien, otra— reunión histórica ayer fue Barack Obama: nada menos que con connotada parte de la disidencia cubana en su viaje oficial a Cuba. 

    “Hay personas aquí que han sido detenidas. Algunas en el pasado y otras muy recientemente. Muchas veces se requiere de un gran valor ser activo en la vida civil aquí en Cuba. Esta es un área en la que continuamos teniendo profundas diferencias con el gobierno cubano”, dijo en la reunión con destacados integrantes de oposición y lucha por derechos humanos en la isla. 

    Un “understatement”. Palabra en inglés a la que realmente no le encuentro traducción al español. Estuvieron presentes Berta Soler, de las Damas de Blanco; el activista Elizardo Sánchez, quien tiene una lista de los famosos presos políticos que suma más de 80, Guillermo Fariñas y Manuel Costa Morúa, por ejemplo. 

    Mañana sábado se cumple un año y medio de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero. A las tres de la tarde, en el cruce de Paseo de la Reforma y Bucareli, ahí donde está un “43” metálico, los familiares de los estudiantes sembrarán “no me olvides” y a las 5 de la tarde habrá un acto en el Hemiciclo a Juárez. 
    Año y medio después, el Instituto Nacional de Transparencia Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a Caminos y Puentes Federales (Capufe) entregar los videos de la caseta de cobro, Plaza 3 de Iguala, entre las 9 de la noche del 26 de septiembre de 2014 a las 5 de la mañana del día 27 del mismo mes. 

    Es un poco ridículo el fallo porque ya Capufe argumentó al solicitante que no contaba con ese material, indicando que sólo cuentan con capacidad para grabar 60 días. Entonces, ¿no existe? No necesariamente: la dependencia sí entregó a la Procuraduría General de la República los videos de dicha caseta, los cuales fueron incluidos en la investigación sobre la desaparición de los estudiantes.