Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Mirador 03/05/2019

Politicón
/ 3 mayo 2019

    Ayer llamó a mi puerta la esperanza.

    Yo, la verdad, no la esperaba. Los últimos acontecimientos en el País y el mundo me han inclinado al pesimismo, y la esperanza no suele visitar al pesimista.

    La invité a entrar. Me dijo:

    -Espera.

    Le ofrecí una silla. Me respondió:

    -Espera.

    Le pregunté:

    -¿Quieres tomar algo? ¿Un café? ¿Un vaso de agua?

    Me contestó:

    -Espera.

    Sacó un lápiz de su bolsa verde y escribió algo en un papel que me entregó antes de alejarse en silencio. Pensé que aquel papel diría: “Espera”. No decía eso. Decía:

    “Ni pierdas la esperanza. Está tranquilo. Piensa que tu futuro está en manos de Dios, pero actúa como si tu futuro estuviera solamente en tus manos”.

    Así lo haré. Espero.

    ¡Hasta mañana!...

    COMPARTE ESTA NOTICIA
    TEMAS

    Newsletter

    Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie