MIRADOR 06/06/2021

Politicón
/ 6 junio 2021

La tentación es grande, sí.

Dormir hasta más tarde luego de la desvelada de anoche.

Quedarse en casa, en bata o en piyama, tomando el cafecito, leyendo los periódicos o viendo la televisión.

Ir al juego de los hijos, a la visita a los compadres, a aquel paseo que si no hacemos hoy ya no lo haremos.

O no salir. Pedir una pizza, un pollo, unos taquitos, una paella, unas tortas, o comida china, o sushi o cualquiera de las muchas cosas que hoy se pueden pedir para comer.

Y no ir a votar. ¿Pa’ qué? Es una lata.

Sólo que si no votas hoy mañana sentirás vergüenza cuando te vean el dedo sin la marca que indica que cumpliste tu deber de ciudadano.

Si no vas a votar hoy no serás mexicano. Tu abstencionismo será el peor daño que podrás causar a tu país.

Ve a votar.

Ve a cumplir con la patria.

 

¡Hasta mañana!...