Mirador 24/07/21

Politicón
/ 24 julio 2021

Jamás lo he visto, pero dicen que en la casona del Potrero se aparece el espectro de don Luis de Peña y Peña.

Fue hombre rico. Salió del rancho cuando tenía 14 años, contra la voluntad de su padre y de su madre, y anduvo por tierras de Guanajuato y Zacatecas. Al principio fue mozo en tiendas de españoles y oficinas de abogados, y luego se aventuró con otro muchacho de su edad en empresas de minería. Oyeron hablar a un lugareño de ciertas piedras que brillaban con el sol en lo alto de un cerro inaccesible. Lo escalaron y dieron con una mina de plata que los enriqueció.

Cuando volvió al Potrero don Luis de Peña tenía 60 años y más dinero que el que podía gastar. Trajo del Saltillo a un ingeniero apellidado Abbott para que le construyera su casa, y les hizo casas también, de material, a sus jornaleros, que vivían en jacales. Luego se casó con una joven del interior que se prendó de él cuando vio sus tierras y su casa.

Poco después murió. La viuda vendió a precio vil sus propiedades y se fue. La gente dice que el fantasma de don Luis busca todavía a la muchacha.

¡Hasta mañana!...