Mirador 27/07/2021

Politicón
/ 27 julio 2021

López Velarde se dolía de la Suave Patria:

“… Quieren morir tu ánima y tu estilo, / cual muriéndose van las cantadoras / que en las ferias, con el bravío pecho / empitonando la camisa, han hecho / la lujuria y el ritmo de las horas…”.

Se fueron, sí, esas broncas mujeres que cantaban con voz hecha de tequila y aguardiente, pero en México el canto nunca muere, y las cantoras menos.

Una cantante hay de nuestro tiempo a quien admiro por la gran calidad de su voz y por su extraordinaria calidad humana. Es Guadalupe Pineda. La otra noche estuvo en mi ciudad, Saltillo, y cantó con honda sensibilidad canciones de compositores de Coahuila. A nadie había oído cantar “Tú, sólo tú”, del saltillense Felipe Valdés Leal, como a ella.

Doy gracias por artistas como Guadalupe Pineda. Con su talento y su arte enriquece nuestra vida. En sus labios y en su corazón la canción mexicana es más mexicana, y cualquier canción es más canción.

 

¡Hasta mañana!...