El Universal
Hasta ahora sólo nueve familias han aceptado salir de sus viviendas para ir a un albergue
VALLE DE CHALCO, Méx. Un dictamen de Protección Civil del estado de México determinó que 19 familias que viven en las faldas del Cerro de Xico están en peligro inminente de ser aplastadas por rocas que pueden caer de la cima en cualquier momento, por lo que deben abandonar de inmediato sus viviendas.

 En los últimos días piedras de gran peso y tamaño se han desprendido y caído en el interior de algunas casas,  provocando, además, deslaves de tierra, lo que ha aumentado el riesgo para los residentes que están asentados en esa zona del también llamado Cerro del Marqués.

 El ayuntamiento decidió evacuar a las19 familias que se encuentran en esa área de la colonia Xico, pero sólo nueve aceptaron dejar sus inmuebles para trasladarse a un albergue mientras se determina a dónde serían reubicadas.

 Las autoridades locales trasladaron con todos sus muebles a las primeras familias a las instalaciones de lo que será el Albergue para Niños Maltratados del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Valle de Chalco, el cual está en proceso de construcción.

Araceli Vázquez, quien ha vivido durante 32 años en la calle Emiliano Zapata, recordó que en más de tres décadas se han presentado cinco derrumbes, el más reciente fue hace unos días que provocó la alarma entre los colonos.

"Ya no podemos dormir, hay psicosis porque cuando alguien grita ¡ahí vienen las rocas!, todos salimos corriendo alejándonos hasta dos cuadras", contó.

El gobierno local solicitó a las familias desde hace dos semanas que desalojaran sus viviendas, pero sólo una de ellas lo hizo de inmediato.

La noche del miércoles pasado, el ayuntamiento decidió evacuar a los vecinos, pero sólo nueve familias aceptaron hacerlo, el resto permanece en sus moradas bajo su propio riesgo.

El alcalde Luis Enrique Martínez Ventura señaló que los inmuebles no presentan daños por la caída de las rocas, pero el peligro aumenta con las lluvias, pues la tierra se reblandece y las piedras de hasta siete toneladas pueden caer sobre las casas.

Ante la negativa de las otras familias de abandonar sus viviendas, el edil explicó que las autoridades locales tomarán una determinación para obligarlas a que se vayan al albergue temporalmente.

Los vecinos indicaron que el gobierno municipal les ofreció un terreno de 120 metros cuadrados para que construyan su nueva vivienda, pero anticiparon que no aceptarán la oferta.