La investigación tendrá que aclarar si la anterior Administración estadounidense cubrió las responsabilidades del señor de la guerra, Abdul Rashid Dostum, en la muerte de 1.000 prisioneros talibanes que se encuentran bajo su custodia.
Washington, EU.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ordenado a su equipo de seguridad nacional la apertura de una investigación sobre los presuntos intentos de la Administración Bush de ocultar el asesinato de cientos de prisioneros talibanes en Afganistán en 2001. "Las indicaciones de que eso no fue correctamente investigado me ha llegado recientemente", ha declarado Obama en una entrevista a la cadena de televisión estadounidense CNN que será emitida esta noche y de la que la emisora ha adelantado unos extractos en su página web.

La investigación tendrá que aclarar si la anterior Administración estadounidense cubrió las responsabilidades del señor de la guerra, Abdul Rashid Dostum, en la muerte de 1.000 prisioneros talibanes que se encuentran bajo su custodia. Dostum, antiguo aliado de los soviéticos durante la invasión de Afganistán en los años ochenta, se unió a las fuerzas de EU cuando éstas iniciaron la ofensiva en el país tras los atentados del 11 de septiembre en 2001 y recibió apoyo militar y de la CIA.

Las acusaciones en su contra empezaron a salir en 2002 cuando el semanal Newsweek publicó un informe confidencial de Naciones Unidas que revelaba que los prisioneros murieron mientras les trasladaban en un unos containers desde la cárcel de Konduz, en el norte de Afganistán, hacia la prisión de Sheberghan, a oeste de Mazar-i-Sharif. Una organización no gubernamental, Physicians for Human Rights, dijo entonces que había encontrado una fosa común cerca de Dasht-e Leili, y que algunos testigos aseguraban que los cuerpos de los talibanes habían sido quemados. El general Tommy Franks, que dirigió la invasión de Afganistán, apoyó una investigación.

Pero, según reveló The New York Times el pasado viernes, altos funcionarios de la Administración Bush frenaron los esfuerzos del FBI, del Departamento de Estado y del pentágono por investigar los hechos. "Si se demuestra que nuestra conducta ha apoyado de alguna manera una violación de las leyes de guerra, entonces creo que, ya sabe, tenemos que saberlo", ha dicho Obama en la entrevista a CNN. Para el presidente, "hay responsabilidades que todas las naciones tienen, incluso en tiempos de guerra".