La compañía Webtel.mobi pretende el próximo 25 de noviembre el primer cruce intercontinental para 'ilustrar físicamente' cómo su servicio de telefonía pone en conexión al mundo
El proveedor especializado de móviles Webtel.mobi anunció la organización el próximo 25 de noviembre del primer cruce intercontinental, entre la costa norte de Marruecos y el sur de España, usando alas a reacción, informó hoy la firma mediante un comunicado de prensa.

Yves Rossy, el deportista que se colocará esas alas de reacción irá acompañado en su travesía por una flota aérea de helicópteros y un avión, que filmarán el evento, que también será retransmitido en directo por internet desde su página web.

La compañía pretende, según un comunicado de prensa emitido hoy en Nueva York, "ilustrar físicamente" cómo su servicio de telefonía móvil "pone en conexión al mundo de una forma nueva e innovadora, conectando los continentes de manera igualmente exclusiva y poco convencional" .

Un día antes de que se realice ese vuelo con alas a reacción, los organizadores han programado una prueba, dijeron mediante su comunicado de prensa, en el que subrayaron que la aventura tendrá lugar "desde la costa oeste marroquí, cruzando el Estrecho de Gibraltar, hasta el sur de España" .

Asimismo señalaron que dada "la complejidad del desafío, tanto desde el punto de vista humano, como tecnológico y de la naturaleza, se han elegido cuatro puntos diferentes de lanzamiento" desde la costa marroquí, pero sólo en el último día se seleccionará uno de ellos, dependiendo de las condiciones del viento.

"El viento es un factor esencial a la hora de determinar las opciones para el lanzamiento ya que depende de la dirección y de la velocidad que tome, las alas pueden llevar, en distancias largas, hacia el Este o el Oeste" , precisa la firma telefónica en su página web.

La distancia que recorrerá Rossy, un ex piloto de las fuerzas aéreas helvéticas, estará en torno a 40 kilómetros, aunque podrían ser diez más, en función de la velocidad del viento.

Las alas, que están hechas de fibra de carbono, miden 2.5 metros y el piloto llevará colocadas en la espalda, pueden alcanzar una velocidad máxima de 220 kilómetros por hora y, dependiendo de las condiciones atmosféricas, permiten estar en el aire un total de 13 minutos.

El artilugio que se colocará el piloto tiene, según la información dada por la firma en su página web, un peso de 88 kilógramos, que incluyen un depósito con capacidad para 60 kilos de combustible.