Chicago, EU.- Los Osos de Chicago saben lo que es ganar con un quarterback mediocre, incluso con uno malo.
Pero este año no están ganando y necesitan salir airosos el domingo por la noche ante Green Bay para no quedar tempranamente fuera de la pelea en la temporada de la NFL.

Mientras que Brett Favre ha conducido brillantemente a los Packers, ganadores de sus cuatro primeras salidas, Rex Grossman y ahora Brian Griese han sido un desastre, la principal razón por la que los Osos tienen una victoria y tres reveses, y podrían quedar a cuatro juegos del líder de la división Norte de la Conferencia Nacional luego de tan sólo cinco fechas.

``Brian es nuestro quarterback, así es'', declaró Lovie Smith esta semana, luego de insistir durante más de un año en que ``Rex es nuestro quarterback''. Smith confirmó a Griese pese a que sufrió tres intercepciones en un partido que Chicago perdió 37-27 frente a Detroit. Una de esas intercepciones se convirtió en un touchdown de los Leones.

En otros partidos del domingo, Miami visita a Houston, Atlanta a Tenesí, Detroit a Washington, los Jets a los Gigantes en el clásico neoyorquino, Seattle a Pittsburgh, Arizona a San Luis, Carolina a Nueva Orleáns, Cleveland a Nueva Inglaterra, Jacksonville a Kansas City, Tampa Bay a Indianápolis, Baltimore a San Francisco y San Diego a Denver.

Buffalo recibe a Dallas el lunes por la noche.

Cincinnati, Oakland, Filadelfia y Minnesota tienen jornada libre.

Los Osos también perdieron tres de sus primeros cuatro partidos hace dos años, cuando Kyle Orton reemplazó a Grossman luego de que éste se quebró un tobillo. Y terminaron ganando su división. La diferencia es que en esa ocasión no había equipos demasiado fuertes en la división y la defensa de Chicago estaba entera. Ahora no.

Cuatro titulares no pudieron jugar contra los Leones por lesión y podrían volver a ausentarse el domingo.

La defensa de los Packers está respondiendo, pero no así su ataque por tierra, que tiene un promedio de 2,7 yardas por acarreo.

Favre, quien hizo dos pases de touchdown contra Minnesota la semana pasada e impuso un nuevo récord de la NFL con 422, está distribuyendo el balón mejor que nunca. En ese partido le hizo llegar la guinda a diez jugadores distintos.

El técnico Mikek McCarthy asegura que el éxito no se les ha subido a la cabeza.

``Nuestro equipo tiene los pies sobre la tierra y sabe que está en proceso de crecimiento'', declaró. ``No soy experto en psicología. No quiero crear ilusiones falsas. Sólo les digo la verdad y los preparo para cada partido''.

Otros partidos interesantes de la jornada:

Tampa Bay (3-1) en Indianápolis (4-0) A nadie debe sorprender que los Potros estén invictos. Pero los Bucaneros levantan cejas al ubicarse a una victoria de su total de triunfos del año pasado.

Ambos equipos llegan con lesiones. Tampa Bay perdió a su running back Carnell ``Cadillac'' Williams y al tackle Luke Petitgout para el resto de la temporada la semana pasada, y los Potros podrían estar sin Marvin Harrison, Joseph Addai y Bob Sanders, tres de sus jugadores más importantes.

Pero los más importante para Indianápolis es que Payton Manning estará en su partido 148 consecutivo de temporada regular.

Dallas (4-0) en Buffalo (1-3) (lunes) Se espera que sea un partido dominado por Dallas.

Los Bills vienen de ganarle 17-14 a los Jets la semana pasada con Trent Edwards distribuyendo el balón, el primer quarterback novato que gana su primera salida en los tres últimos años. Pero los Vaqueros, con Tony Romo al mando, están en otra categoría.

Cleveland (2-2) en Nueva Inglaterra (4-0) Después de ser apaleado por Pittsburgh en el inicio de la temporada, Cleveland ha jugado bien. Los Browns tendrían marca de 3-1 de no ser porque Oakland le tapó un intento de gol de campo, y su quarterback Derek Anderson ha jugado bien.

Pero la fiesta se acaba para Cleveland cuando visite a los Patriotas, hasta ahora el mejor equipo de la liga. Nueva Inglaterra ha ganado sus partidos por un promedio de 37-12, y su menor margen de victoria fue el triunfo 34-13 el lunes sobre Cincinnati.