Agencias
Torreón, Coah.- Oswaldo Sánchez aún observa a lo lejos los entrenamientos del Santos, pero mantiene la esperanza de volver a jugar.
La recuperación de la luxación en el hombro izquierdo que sufrió en febrero va muy bien, por lo que el capitán de los Guerreros sueña con regresar a las canchas.

"Me siento bien, muy contento, porque la lesión va viento en popa, todo va dentro de lo planeado", expresa el tapatío, mientras esboza una enorme sonrisa. "Incluso, parece que vamos un poco adelantados en la rehabilitación...

"Quiero jugar la final, pero no depende de mí, sino de cómo siga evolucionando mi brazo y voy a hacer todo lo posible por apoyar a mis compañeros dentro de la cancha", complementa el guardameta. "Si no, lo haré fuera y festejaré con ellos".

Y es que el tiempo le ha enseñado que precipitarse en una lesión puede ser un grave error.

"Obviamente, quisieras estar, pero soy un tipo que ha aprovechado muchísimo sus oportunidades de jugar en toda su carrera", recuerda. "Son ya 17 años entrenando todos los días, 14 jugando en Primera División, y siempre he disfrutado todo al máximo como para que el día que no esté sepa asimilar que el futbol es así".

"Me siento contento por la marcha del equipo y ojalá que se pueda ser campeón", agrega.