El Universal
Ahora, las instituciones bancarias no otorgan más plásticos porque los clientes deben de cumplir una serie de requisitos
Ante el crecimiento en la cartera vencida, los bancos rechazan 70% de las solicitudes para obtener una tarjeta de crédito; hace un año, la cifra era de 50%.

Marco Giardiello, integrante del Comité de Tarjetas de Crédito de la Asociación de Bancos de México, reveló que las instituciones más grandes reciben cada mes en promedio entre 150 mil y 200 mil solicitudes, pero sólo 30% de éstas se aprueban.

Las razones se relacionan con problemas en el Buró de Crédito; no se comprueban ingresos o éstos son inferiores a los que se requieren para la autorización del plástico; hay sobreendeudamiento del usuario o no se cubre el límite de entre 18 y 65 años de edad.

El también directivo de Banamex comentó que en este negocio se alcanzó un grado madurez.

"Como consecuencia de ello, no se anticipa una colocación considerable de tarjetas durante este año", reconoció.

En este momento, dijo, las instituciones bancarias de mayor tamaño "no otorgan más plásticos porque los clientes deben de cumplir una serie de requisitos".
Datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros revelaron que entre 2001 a la fecha, la colocación de tarjetas de crédito creció más de 190%, mientras que la cartera vencida se triplicó.

En este año, los bancos prevén asignar entre 2 y 2.5 millones de plásticos, saldo menor al de los últimos tres años. Al cierre de diciembre pasado, se contabilizaron poco más de 24 millones.

Según el Banco de México, las operaciones con este medio de pago sumaron 108 millones por un importe de 94 mil 637 millones de pesos.

Aproximadamente 40% de los personas que disponen de una o más tarjetas de crédito no tienen antecedentes crediticios, lo que podría provocar riesgos para los clientes y para los intermediarios financieros.
Enrique Castillo Sánchez Mejorada, presidente de la Asociación de Bancos de México, confirmó que hay un alto índice de rechazos en tarjetas, aunque no lo cuantificó.

"Ahora ya se hace un mayor análisis de los créditos para evitar problemas", consideró.
El directivo aclaró que esta medida no significa detener la oferta crediticia, sino que en lo sucesivo se hará una evaluación más estricta de los riesgos a asumir.
Sin embargo, en este momento, reiteró, hay un mejor juicio de los intermediarios.

Respecto a la cartera vencida, Giardiello mencionó que existen mejores controles por parte de las entidades crediticias. "Creo que hay una consciencia en los consumidores...ahora la gente tiene miedo de que lo reporten al Buró con una mala calificación", consideró.