Redacción
El equipo que conforma Belén, Posada del Migrante, recibirá el "Reconocimiento Pedro Arrupe, S. J. 2009", otorgado por la Universidad Jesuita de Guadalajara (ITESO) y que el sacerdote Pedro Pantoja Arreola recibirá a nombre del equipo de voluntarios y voluntarias de la casa.
El equipo que conforma Belén, Posada del Migrante, recibirá el "Reconocimiento Pedro Arrupe, S. J. 2009", otorgado por la Universidad Jesuita de Guadalajara (ITESO) y que el sacerdote Pedro Pantoja Arreola recibirá a nombre del equipo de voluntarios y voluntarias de la casa.

Los representantes de la casan informaron que desde hace 4 años el ITESO y Belén, Posada del Migrante, han desarrollado trabajo conjunto a través de la participación de alumnos en proyectos de servicio social y aplicación profesional, generando, por ejemplo, un método de inducción y los manuales operativos para el trabajo de los voluntarios.

"A fin de poder generar una propuesta pertinente, los alumnos necesitaron vincularse de cerca con los migrantes y sus problemáticas cotidianas, así como contextualizar el fenómeno de la migración. El trabajo fortaleció a la institución de manera directa y los alumnos trabajaron en contacto con la población migrante desarrollando capacidad de comprensión de las dimensiones del problema", refiere un comunicado emitido por la Diócesis.

El premio, se nombró así por el sacerdote de origen español Pedro Arrupe, quien a los 20 años ingresó a la Compañía de Jesús. Estudió medicina y se especializó en moral médica, siendo en 1938 destinado a una misión de Japón. Ahí, como maestro de novicios en Hiroshima, fue testigo de la explosión de la bomba atómica, en agosto de 1945, por lo que convirtió el Noviciado en un hospital.

Elegido en 1965 Superior General de la Compañía de Jesús, impulsó de forma pionera la inculturación. Por su vivencia en Japón, entendió que no se puede des-culturizar y así des-humanizar, sino más bien, estar abierto a dejarse evangelizar por lo bueno "del otro". El padre Arrupe murió el 5 de febrero de 1991.