El Universal
Patricia Rodríguez López, especialista del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, pugna porque el Poder Legislativo modifique las leyes y ofrezca transparencia sobre el secreto bancario y las quiebras reales
Ciudad de México.- Ante la actual crisis económica que vive el mundo, México no puede permitirse que la "irresponsabilidad" del sector privado y mercantil conduzca a un "error" similar al de 1994 y que sus pasivos se conviertan en deuda pública, advirtió Patricia Rodríguez López, especialista del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

La coordinadora del Seminario de Economía Fiscal y Financiera se pronunció contra el salvamento de empresas particulares e instituciones financieras, como se hizo con el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), porque atentaría contra la sociedad mexicana y transferiría al sector público riesgos que sólo deben competer a las compañías.

"Las repercusiones de la recesión actual se transmiten a la economía real, provocan menos demanda, desaceleran el crecimiento con inflación y provocan pérdida de empleos, alza de tasas de interés y reducción del crédito", por tanto, aseguró, se requieren medidas que defiendan lo social, lo productivo y el mercado interno.

"Éste es un momento de excepción y es correcta la intervención del Banco de México para estabilizar el peso y ofrecer liquidez al mercado. Con ello, gana credibilidad y evita la especulación", sostuvo.

Sin embargo, agregó, debe ofrecerse toda la información sobre los pasivos del sector privado y público para otorgar transparencia a la banca y a las decisiones del Banxico, porque así se podrá evaluar qué tan viable es inyectar divisas estadounidenses y hasta cuánto.

En ese sentido, y tras destacar que hay asuntos que legalmente no se pueden ventilar, la universitaria se pronunció porque el Poder Legislativo modifique las leyes y ofrezca transparencia sobre el secreto bancario y las quiebras reales. Se trata de un problema legal que debe enfrentar ese poder de la Unión.

"Sólo con los datos se podrán emitir juicios sobre lo adecuado de las medidas adoptadas y evitar que, de un momento a otro, alguien diga: los adeudos de particulares y del sistema bancario ahora se convertirán en deuda pública", subrayó.

La investigadora recordó que cuando se presentaron las primeras señales de la crisis, había expertos que opinaban que los países emergentes, en especial los asiáticos y algunos latinoamericanos, saldrían relativamente bien librados como resultado de su crecimiento reciente, la mejoría en la calificación del riesgo del crédito soberano, la reducción de los déficits fiscales y sus cuantiosas reservas internacionales.

Sin embargo, la creciente aversión al riesgo y la falta de liquidez global, afectaron a estas naciones por el grado de extranjerización de sus respectivos sistemas económicos. "Las afectaciones a la economía real son evidentes", abundo.

Rodríguez señaló que Banxico respaldará la demanda de dólares, y con ello, más que controlar el tipo de cambio, buscará satisfacer los requerimientos de compra de esta moneda y evitar la incertidumbre.

La economía nacional está envuelta en las circunstancias de excepción que se viven alrededor del mundo, sobre todo porque las instituciones financieras del país, fundamentalmente los bancos, tienen un importante nivel de activos extranjeros, agregó.