Universal
México, D.F.- A fin de buscar una salida a la crisis en el PRD, Alejandro Encinas fijó ayer varias condiciones para sentarse a negociar con Jesús Ortega, pero las dos principales fueron limpiar la elección y no acudir en definitiva al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).
En una carta emitida ayer. el candidato de Izquierda Unida advirtió que "más allá de la propuesta de que el presidente que resulte de la calificación del actual proceso interno lo sea sólo para la transición hasta un Congreso Extraordinario o de Refundación", es necesario fijar una agenda de "acuerdos y compromisos".

Entre los compromisos, Encinas plantea que Ortega se sujete exclusivamente al veredicto que resulte de la calificación que hará la Comisión Nacional de Garantías del PRD, presidida por Ernestina Godoy, ex consejera jurídica del Gobierno del Distrito Federal con Andrés Manuel López Obrador y el propio Encinas.

Jesús Ortega, aspirante de Nueva Izquierda, planteó el lunes que el presidente del PRD que resulte del proceso interno, lo sea sólo de transición hasta la realización del Congreso Extraordinario, a realizarse en septiembre próximo.

Así, Encinas planteó que se concluya la calificación en ese órgano, se "limpie" el proceso y se deslinden responsabilidades para castigar a quienes incurrieron en acciones fraudulentas.

Esto implica "no acudir a ninguna instancia ajena a nuestro partido para dirimir nuestras controversias internas"; es decir, al Tribunal Electoral.

Exige además, "resolver de manera adecuada y con un mínimo de normalidad institucional la integración y funcionamiento de los órganos de dirección en tanto concluye el proceso de calificación". Esto, en referencia a la designación de Guadalupe Acosta Naranjo como presidente interino del CEN del PRD.

En su misiva, Encinas señala que es necesario además establecer las bases de la convocatoria al Congreso, que garantice a los actores de este proceso la integración equilibrada de los delegados participantes, así como que las resoluciones del mismo se adopten por consenso o con un mínimo de 80 por ciento de mayoría calificada.

Candidaturas
Plantea también "atender de manera conjunta y consensada la emisión de convocatorias y definición de candidaturas en los procesos electorales locales constitucionales que se celebrarán este año".

Y establece como compromiso, el ratificar el acuerdo adoptado por el X Congreso Nacional extraordinario de no reconocer al actual gobierno de facto, "vigilando y fortaleciendo nuestra autonomía respecto a los gobiernos de las entidades federativas" y mantener la unidad de acción en la lucha por la defensa del petróleo.

En el Congreso de la Unión, Encinas pide que se eliminen "el paralelismo en las acciones y decisiones, como la reforma al Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, que considero lesiva para los habitantes de nuestra ciudad".

Al margen de esta contrapropuesta, el bloque de corrientes de Izquierda Unida, que apoya la candidatura de Encinas, radicalizó ayer su posición y anunció que expondrá públicamente las actas del presunto fraude cometido por Nueva Izquierda el pasado 16 de marzo.

Dolores Padierna Luna,líder de Izquierda Democrática Nacional (IDN) fundada por René Bejarano y el diputado federal Alejandro Sánchez Camacho, miembro también de dicha corriente, dieron a conocer un "plan de acción" que iniciarán hoy, que incluye exhibir actas de cómputo de las elecciones en Veracruz, Oaxaca, Chiapas y Estado de México.

Confía Cárdenas en solución Por su parte, Cuauhtémoc Cárdenas confió en que el PRD salga de la crisis más grande que ha enfrentado el partido, y afirmó que para ello debe haber una solución política.

"Espero que encontremos una solución al conflicto que vive el partido, y si no, pues habrá que buscar cómo seguir luchando por el proyecto político con el que estamos comprometidos, y particularmente con el que estoy comprometido", expresó.

En entrevista en el noticiario "Las Noticias por Adela", de Televisa, el tres veces candidato presidencial admitió que el PRD enfrenta la crisis más grande en la historia del partido.

"Es una crisis política, tiene que haber una solución política, más allá de que se cumplan las disposiciones estatutarias... confío en que buscando una solución política, ésta pueda ser aceptada por todos los que están siendo parte de los conflictos".

Calificó el ofrecimiento de Jesús Ortega, de un presidente perredista de transición, como una buena señal para salir de la crisis, aunque dijo que no sabe si sería aceptado por la otra parte.

"Aquí son dos partes que están sumamente confrontadas", advirtió Cárdenas.

"Podemos encontrar una buena sólida, que no se pierda este proyecto político, que sin duda es necesario y es útil para el pueblo de México", dijo.