Notimex
México.- La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) consideró inaceptable que 53 millones de personas sufran hambre en América Latina y El Caribe.
Al participar en el banderazo de salida de alimentos recaudados en la campaña nacional "Por un México sin hambre", el representante de la FAO en México, Norman Bellino Merino, señaló que casi 20 por ciento de esas personas son menores.

"Nueve millones son niños que sufren desnutrición crónica, cuyo desarrollo motor e intelectual puede quedar irreparablemente comprometido para siempre. La desnutrición crónica infantil es la forma más urgente de hambre ya que su existencia perpetúa el círculo vicioso de marginación", precisó.

Dijo que el gran reto para América Latina y El Caribe es crear las instituciones y condiciones para garantizar el derecho a la alimentación, el cual por primera vez fue reconocido en 1948 en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Para ello, comentó al celebrarse este martes el Día Mundial de la Alimentación, las naciones necesitan establecer como prioridad en su agenda política instituciones de seguridad alimentaria, porque mientras haya hambre no se conseguirá la "ansiada cohesión social".

En el caso particular de México, Bellino Merino destacó que el gobierno de este país ha demostrado su apoyo y compromiso en esa materia, e incluso hay una iniciativa para garantizar constitucionalmente el derecho de alimentación.

En ese sentido, comentó que "México tiene todo el potencial para acabar con la pobreza más extrema pero se requiere de mayor dedicación de todos los sectores públicos y privados para alcanzar esta meta".

El funcionario de la FAO advirtió que el crecimiento económico y la estabilidad por sí solos no resuelven el problema de la desigualdad, ni del hambre, por lo que no basta con la voluntad para erradicar ese problema, y mucho menos cuando por años ha sido concebido como que se resuelve con caridad y asistenacialismo.