Foto: Tomada de Internet
La Jornada
Fue para coincidir con la ceremonia en el Distrito Federal, dice el gobernador de Sonora
México, DF. El gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, quien el domingo adelantó una hora la ceremonia del Grito de Independencia en Hermosillo, aseguró ayer que su intención fue coincidir con el acto en la ciudad de México.

No obstante, el Movimiento No Más Impuestos, también conocido como Los malnacidos, consideró que la prisa del mandatario fue para eludir la megamentada planeada para las 23 horas.

El mandatario panista dijo: "Estamos más coordinados que nunca con el señor presidente (Enrique Peña Nieto)", pues al final de la transmisión televisiva de la ceremonia en la ciudad de México (a las 21 horas, tiempo de Hermosillo) hizo lo propio en la capital sonorense, una hora antes de lo estipulado en el programa de fiestas patrias entregado en agosto.

Según el Movimiento No Más Impuestos, el adelanto del Grito y su corta duración se debieron a que planeaban una megamentada a Padrés en medio del acto patrio. La noche del domingo, entre el cambio de horario, los cordones de seguridad y el sonido ambiental, no se escucharon los insultos de Los malnacidos.

Suspenden desfiles en Zacatecas

Una lluvia que duró 24 horas obligó a suspender los desfiles conmemorativos del inicio de la guerra de Independencia en las ciudades de Villanueva y Guadalupe, y afectó los realizados en Fresnillo y la capital de Zacatecas, donde decenas de escuelas suspendieron su intervención.

El presidente municipal de Guadalupe, el priísta Roberto Luévano Ruiz, ordenó posponer el desfile "hasta nuevo aviso" para evitar que cientos de estudiantes de secundaria y bachillerato se mojaran. Igual decisión tomaron las autoridades de Villanueva.

En Fresnillo y en la ciudad de Zacatecas las autoridades educativas dejaron a los directores de escuelas decidir si sus estudiantes desfilaban. En ambas ciudades, la mayoría de los alumnos fueron enviados a sus casas y muchos ni siquiera se presentaron en los puntos de concentración.

También hubo aguaceros continuos en el poniente del estado de México, donde los desfiles municipales se realizaron bajo vigilancia extrema. En Naucalpan, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli, entre otros municipios, se desplegaron policías uniformados y algunos de civil, así como agentes de gobernación municipal y estatal.

Autoridades locales mostraron una copia del protocolo: "Deberán identificarse los sectores de atención especial: delincuencia organizada, células anarquistas, grupos subversivos, grupos de autodefensa, rurales, sindicales, magisterio, movimiento urbano popular y apoyo internacional en los logares donde se realicen actos oficiales".

Durante el desfile en Cuautitlán Izcalli, dos policías exigieron mejores condiciones de trabajo y eliminar la corrupción en la corporación.

Fueron rodeados por personas vestidas de civil que los obligaron a retirar sus pancartas.