<span></span>El Universal
Londres, Inglaterra.- Norman Kember, un pacifista británico secuestrado en Irak, pagó parte de la fianza de la libertad condicional decretada este jueves para el clérigo radical Abu Qatada, considerado el "embajador espiritual" en Europa del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, informó hoy la cadena pública BBC.
Kember, de 77 años, justificó su decisión como gesto de "reciprocidad y bondad", ya que Qatada le ayudó a él durante el cautiverio que sufrió en Irak desde el 26 de noviembre de 2005 hasta el 23 de marzo de 2006.

En diciembre de 2005, el clérigo pidió la liberación del británico y otros tres cooperantes (dos canadienses y un estadounidense) secuestrados por el grupo radical "Brigadas de las Espadas de la Ley", en un vídeo grabado en su celda de la prisión londinense de Belmarsh que se emitió en Oriente Próximo.

Un tribunal especial de inmigración británico dictó este jueves libertad bajo fianza para Qatada, de origen jordano y cuyo verdadero nombre es Omar Mahmud Mohammed Othman, quien deberá observar también un toque de queda de 22 horas al día cuando sea puesto en libertad.

El clérigo, detenido en el Reino Unido desde 2002, ganó el pasado mes un recurso de apelación presentado contra la decisión del Gobierno británico de deportarle a Jordania, donde fue condenado a cadena perpetua por su implicación en unos atentados en 1998.

La ministra británica del Interior, Jacqui Smith, que apelará contra la decisión judicial de bloquear la deportación de Qatada a su país, se declaró "muy decepcionada" por el fallo y subrayó que dará "todos los pasos necesarios para proteger a los ciudadanos".

Kember, que no precisó cuánto aportó a la fianza (cuyo montante tampoco se ha difundido), admitió que, "quizás, él (Qatada) debería estar en la cárcel", aunque se preguntó que, "si existen pruebas claras (en su contra), por qué no las muestra el Gobierno".

No obstante, el pacifista hizo hincapié en que no comulga con las opiniones "extremistas" de Qatada, pero reconoció que espera "ser criticado" por su decisión.

El ex rehén dijo también que no ha hablado con el clérigo personalmente, pero que le ha enviado un ejemplar del libro en el que relató su secuestro, "Hostage in Irak" ("Rehén en Irak"), aunque desconoce si el recluso lo ha leído.

Norman Kember agregó que el Islam es "demonizado" por Occidente y abogó por un mayor diálogo con el mundo islámico.

El Gobierno británico acusa a Qatada de tener "conexiones establecidas desde hace tiempo" con Al Qaeda y diversos grupos radicales islámicos como el egipcio "Yihad".

El clérigo fue calificado por el juez español Baltasar Garzón como el "embajador" de Osama Bin Laden en Europa durante una investigación sobre las conexiones españolas con los atentados del 11 de septiembre de 2001 perpetrados en EU.

Qatada ha negado esas acusaciones y ha insistido, incluso, en que no conoce a Bin Laden.

Nacido en 1960, Abu Qatada logró en 1994 asilo político en el Reino Unido, adonde llegó un año antes con un pasaporte falso desde los Emiratos Arabes Unidos después de escapar de su país de origen.