Sergio Javier Jiménez / El Universal
Entrega el Presidente un cheque a Nicolás Vega Pedroza, comisariado ejidal de El Zapote, en Jalisco, por la construcción del aeropuerto de Guadalajara que ocupó sus terrenos en la década de los 70.
Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.- El presidente Felipe Calderón llegó a esta entidad a pagar lo que consideró es una deuda personal con los habitantes del Ejido El Zapote, precisamente el lugar en donde fuera destapado como aspirante presidencial el 29 de mayo de 2004.

Para ello, entregó recursos por el concepto de indemnización por la construcción del aeropuerto de Guadalajara Miguel Hidalgo que ocupó terrenos del ejido en la década de los 70.

En esta comunidad se ubica el rancho de Abraham González, actual subsecretario de Gobernación, en cuya propiedad se celebró una comida en la que Francisco Ramírez Acuña -actual secretario de Gobernación y entonces gobernador de Jalisco- impulsó la precandidatura presidencial de Calderón.

"Ahora sí que me apena, en nombre del gobierno que esto haya tardado tantísimos años (...) pero finalmente no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague hoy se está cumpliendo con El Zapote".

Calderón Hinojosa indicó: "Tengo una deuda personal con El Zapote. Cuando yo era secretario de Energía, ahí en una finca que está en El Zapote, pegada a la barda del aeropuerto, nos fuimos a echar un taco con el gobernador y algunos amigos de Jalisco y a partir de ese taco se comenzó a hablar de la candidatura a la Presidencia de la República y luego se armó un borlote por todo el país, en fin, y luego ya no les cuento qué pasó, pero me da mucho gusto que aunque sea en esto los estemos compensando a los amigos de El Zapote".

El 29 de mayo de 2004 presente lo tengo yo, recordó, como dice el corrido.

Calderón le entregó un cheque, equivalente a 40 millones de pesos, a Nicolás Vega Pedroza, comisariado ejidal de El Zapote.