Arturo Estrada / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Durante el sexenio de Enrique Martínez se construyeron obras públicas por 438 millones de pesos, que posteriormente tuvieron que ser condenadas a la demolición total o parcial, o que presentaron severas fallas.
Hoy en día varias de esas obras continúan representando un dolor de cabeza para la administración actual, y en ninguno de los casos se han emitido sanciones.

"Lo que más nos molesta y lastima es que los errores de los funcionarios quedan impunes. Millones de pesos de nuestros impuestos van a dar a la basura y nadie es sancionado", dijo la coordinadora de Alianza Cívica, Nelly Herrera Ramírez.

Vanguardia informó que pese a que aún no hay culpables por la falla del Distribuidor Vial Revolución, ya se ha definido que entre la construcción y demolición, así como el nuevo proyecto de nueve puentes que sustituirá la fallida obra, se terminarán invirtiendo 870 millones de pesos.

"No estamos de acuerdo con pagar por errores de los que administran; debe haber responsables. Si bien el gobernador que estaba entonces no construyó el DVR él solo, sí es responsable de la obra, así como el secretario de Obras Públicas y todos los involucrados en el proceso", agregó Herrera Ramírez.

Recordó que las investigaciones sobre el caso del DVR ya se han prologado mucho, por lo que sostuvo que es necesario que se definan las sanciones y no sólo a un ex funcionario.

Cabe recordar que no sólo el DVR tuvo problemas. La presa Palo Blanco que se entregó el sexenio pasado todavía arrastra un sinfín de detalles, como una cortina mucho más delgada que la presupuestada, e incluso se habla de que se tendrán que hacer más inversiones allí.

El paso a desnivel Otilio González fue un caso sonado, porque se derribó parcialmente por la mala compactación que se le dio.

La rotonda Venustiano Carranza sufrió una serie de agrietamientos, los cuales no han cesado, pues recientemente se reportaron nuevas fisuras.

El bulevar Colosio ha sido objeto de constantes reparaciones, bacheos, reposición de rejillas y vegetación.

En Centro Metropolitano, las obras construidas por Enrique Martínez presentan hundimientos.