El Universal
El dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos, Isaías González considera que la propuesta de los empresarios para pagar a sus empleados por hora, suprime prestaciones y no impulsa la capacitación
La pretensión del sector empresarial de aplicar en México el pago por hora tiene como finalidad desbaratar la contratación colectiva y suprimir la seguridad social, consideró el dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Isaías González Cuevas.

En el marco de la inauguración del cuarto Foro Regional para la Adecuación de la Ley Laboral que se realizó en Pachucha, Hidalgo, el dirigente gremial subrayó sobre el pago por hora: "Es una propuesta inviable que no permitiremos sea incluida en la eventual reforma a la Ley Federal del Trabajo".

González Cuevas, quien a través de su organización y con el apoyo de la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados, de la que forma parte, realiza diferentes foros sobre la reforma laboral para consensuar un proyecto de iniciativa sobre este tema en San Lázaro el próximo periodo ordinario de sesiones, dijo este proyecto va adquiriendo un consenso entre diferentes sectores.

Uno de los temas de este, mencionó, es el referido al pago en cuestión, y sobre el cual empresarios han planteado que sea con un salario mínimo severamente contraído, lo que implicaría que el trabajador perciba alrededor de ocho pesos por hora y sin ningún tipo de las prestaciones previstas en el 123 Constitucional referente a la contratación colectiva.

En respuesta a la propuesta del Instituto Mexicano para la Competitividad de establecer un salario por unidad de tiempo como condición indispensable para aumentar la productividad, similar al que existe en Estados Unidos, Isaías González insistió que es un esquema inviable a aplicarse en México en tanto persistan salarios insuficientes y las empresas no impulsen programas de capacitación y reconversión industrial que están estrechamente vinculados a la productividad.

"En Estados Unidos el salario promedio es de ocho dólares por hora para los trabajadores no calificados y de 14 dólares para los que tienen cierta especialización, además de que se labora con procesos productivos de alta tecnología o de avanzada que tienen mucho que ver con la productividad del trabajador".

Consideró que es injusto exigir al trabajador más productividad laboral cuando la mayoría de la planta fabril poco invierte en capacitación y modernización de sus procesos productivos y como ejemplo citó el lugar 44 de entre 60 países que ocupa México en competitividad tecnológica. "Avanzar en productividad no sólo depende del trabajador, sino de los instrumentos tecnológicos o productivos a su alcance, además de estímulos salariales reales que les permitan acceder a un mejor nivel de vida".

Expuso que de acuerdo a inquietudes y propuestas presentadas en los foros regionales precedentes, queda descartado el pago por hora porque no sólo significaría un mayor empobrecimiento del trabajador, sino un atentado contra la contratación colectiva y el derecho a la seguridad social y jubilación que "malamente" se intentantrastocar.