Mayté Parro
Monclova, COAH.- Su Santidad Benedicto XVI, a través del cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de la Nunciatura Apostólica en México, envió su pésame al pueblo de Coahuila por la muerte de 29 personas, víctimas de la explosión en Nadadores, en tanto que el obispo Raúl Vera López culpó a la Sedena y a la PFP de la tragedia, "ante sus desempeños corruptos".
El obispo de la Diócesis de Saltillo exigió a las autoridades estatales y federales que no se invoque el carácter de reservado -a la información- cuando se trate de la investigación de violaciones graves de derechos fundamentales o de delitos de la humanidad, según lo dicta el artículo 14 de la Ley del IFAI, refiriéndose a la investigación de la explosión generada por explosivos de Orica.

"Es una salvajada la manera en que la empresa Orica transportaba sus explosivos, actuó con una grave negligencia e irresponsabilidad, exigimos explicaciones documentadas, el deslinde de responsabilidades, reparación de daños a las víctimas y el castigo a los responsables de la tragedia", indicó.

A la Sedena, como responsable de vigilar la fabricación, almacenamiento, comercialización y transporte de explosivos, demandó que exhiba los permisos de la empresa Orica con fundamento en las normas de seguridad de acuerdo con los artículos del 37 al 63 de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Vera López exigió también que la Sedena muestre las actas de las inspecciones que en los últimos cinco años ha hecho a la empresa Orica, ordenadas por el artículo 72 de la Ley de Armas de Fuego y Explosivos, así como los informes mensuales de las actividades que esta empresa de Cuatrociénegas ha presentado ante la Secretaría de la Defensa Nacional.

Al Presidente de la República, Felipe Calderón, le exigió que le ordene al Ejército a que cumpla con sus actividades propias y no se ocupe de otros asuntos incumpliendo los controles para garantizar la seguridad de los habitantes, dado que el año pasado se suscitó una explosión en la empresa Takata.

"Esta tragedia es parte de las deficiencias que resultan tan evidentes y que manifiestan una desorganización en el aspecto federal y estatal; cómo es posible la manera en que se transportaban tantas toneladas de material explosivo, no había ningún aviso ni carro piloto, ni elementos de la PFP cuando se trata de una carretera federal", dijo.

Los arreglos

"Esto es inaudito, hago un reclamo porque esta tragedia pone de manifiesto los intereses de quienes deberían velar por el bienestar de los ciudadanos, están puestos en el horizonte de la búsqueda del poder económico que genera una serie de corrupciones que dan privilegios de todo tipo y sacrifican la vida de los pobres.

"Esta empresa debe tener arreglos previos, cómo se atreve a transportar explosivos en esas condiciones, creen que no se van a encontrar a la Policía Federal y ahí miso a retenes de la Sedena, que tienen una presencia tan amenazadora para los ciudadanos; hay arreglos, hay una corrupción, cómo se van a arriesgar a una multota", denunció el obispo.