Agencias
En una tarde donde salió inspirado, Villaluz le mostró a su ex-técnico que puede ser titular y goleador
MÉXICO.- César Villuz cobró venganza. El juvenil delantero anotó dos goles ayer con los que Cruz Azul venció 2-1 a Monterrey, en el juego que marcó el debut de Isaac Mizrahi al frente de los Rayados en la undécima semana del Apertura mexicano.

Villaluz metió sus goles a los 31 minutos del primer tiempo y 27 del segundo para ayudar a la Máquina a salir de una racha de cuatro encuentros sin victoria, y de paso le demostró a su ex entrenador que tiene el nivel para jugar y brillar en primera división.

Carlos Ochoa abrió el marcador en el Estadio Azul a los cinco minutos con un tiro bombeado a pase del chileno Humberto Suazo, pero ese tanto fue insuficiente para evitar que los Rayados llegaran a 26 juegos consecutivos sin ganar como visitantes.

El torneo pasado, Villaluz, un delantero de 19 años, se perdió las últimas siete fechas porque Mizrahi pensaba que no tenía el nivel para el primer equipo.

Villaluz le demostró que estaba equivocado. El delantero y seleccionado mexicano fue una pesadilla para la defensiva de los visitantes y su primer gol fue un poema. Recibió un balón adelante del medio campo, y a 35 metros de distancia de la portería sacó un tiro que se incrustó en el ángulo dejando sin oportunidad a Jonathan Orozco.

Tres minutos después, Villaluz estrelló el balón en el travesaño con un tiro cuando entraba al área, y para la segunda parte generó dos disparos peligrosos a los 52 y 62 minutos antes de que cayera el gol de la victoria a los 72 con otro tiro poderoso.

La Máquina tuvo algunas otras jugadas en un encuentro que también sirvió para ver de nuevo en acción a los delanteros Jared Borgetti y el argentino César Delgado, quienes reaparecieron en los últimos minutos.

Asumen la crísis
Los jugadores del Monterrey asumieron el mal paso del conjunto, tras la derrota, y señalaron que la forma de salir del hoyo en donde se encuentran es trabajando y asimilando lo que les pide Isaac Mizrahi.

El mediocampista Jesús Arellano comentó que el equipo no se encuentra en las condiciones físicas y futbolísticas idóneas, y que a pesar de dar un buen primer tiempo e irse adelante en el marcador, sumaron su partido 26 sin triunfo como visitante.

"Lamentablemente el equipo no está bien físicamente, no está bien mentalmente y ahora ahí está el resultado. Sí hubo cambió, hubo buena actitud y todo, pero la mala marca fue la que nos hizo ceder este partido", señaló el "Cabrito" al final del encuentro en el estadio Azul.

Y agregó que ya es preocupante la situación por la que atraviesan, ya que "ya llevamos cuatro partidos perdidos seguidos, eso es algo de mucha desconfianza y no hay de otra, hay que seguir trabajando. Esperemos salir de este bache que cada vez se hace más profundo".