Barcelona.- El duelo entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo es el gran atractivo del superclásico del domingo entre el Barcelona y el Real Madrid, pero las hinchadas de ambos equipos están en alerta, porque nadie se atreve a asegurar hoy la participación de ambos desde el inicio.

Los aficionados del Barcelona viven pendiente de Messi desde el sábado, cuando el futbolista sufrió una pequeña rotura muscular que ya le impidió jugar el martes ante el Inter de Milán. Pese a todo su equipo minimizó los daños al ganar por un convicente 2-0.
Barcelona.- El duelo entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo es el gran atractivo del superclásico del domingo entre el Barcelona y el Real Madrid, pero las hinchadas de ambos equipos están en alerta, porque nadie se atreve a asegurar hoy la participación de ambos desde el inicio.

Los aficionados del Barcelona viven pendiente de Messi desde el sábado, cuando el futbolista sufrió una pequeña rotura muscular que ya le impidió jugar el martes ante el Inter de Milán. Pese a todo su equipo minimizó los daños al ganar por un convicente 2-0.

Su evolución es casi un "secreto de Estado" y hoy los médicos del Barcelona no despejaron duda alguna. Sigue sin tener el alta médica, pendiente de su evolución en el entrenamiento de mañana, el último antes del encuentro, aunque seguramente no habrá una certeza hasta el mismo día del partido.

Messi se ejercitó hoy junto a sus compañeros durante unos minutos, pero enseguida pasó a trabajar en solitario, siguiendo el cuidadoso protocolo diseñado por los médicos del club. Cualquier paso en falso podría dejarle sin ninguna posibilidad de actuar en el clásico.

Sin embargo, el clima en el entorno del club es de escepticismo. Tanto, que la opinión mayoritaria es que no actuará, al menos desde el inicio.

No es poca cosa para un futbolista que ha marcado seis goles en los seis partidos jugados hasta ahora ante el Real Madrid. Y ya se sabe que este tipo de duelos se suelen resolver por pequeños detalles, por arranques de talento como los que propone Messi.

El lateral brasileño Daniel Alves también ayudó hoy a acrecentar la sombra de la duda en torno a su compañero. Lo mismo se puede decir sobre el sueco Zlatan Ibrahimovic, también con una lesión muscular.

"Van evolucionando, pero hasta el domingo no sabremos si podrán jugar", afirmó.

En cambio, se da por segura la presencia de Cristiano Ronaldo en el clásico, aunque la duda se centra aquí en saber si será titular. El portugués acaba de reaparecer tras casi dos meses sin jugar con el equipo blanco por una lesión de tobillo y no está en perfectas condiciones.

Se abre, pues, el turno a la especulación. Mientras se asegura hoy que el argentino ocupará su puesto en la alineación titular, "As" da por segura su inclusión en el once en detrimento del argentino.

Ahora la decisión está en manos del chileno Manuel Pellegrini, técnico del Real Madrid, un hombre al que, por cierto, le gusta sorprender con las alineaciones.

En cualquier caso, el Barcelona se siente seguro de sus opciones y relativiza tanto el suspense generado en torno a Messi como el posible impacto que tendría la eventual entrada de Cristiano Ronaldo. "Un hombre no hace a un equipo", sentenció Alves.