En 2007, el incremento del comercio entre China y Brasil fue del 46,4 por ciento en relación a 2006, alcanzando los 29.710 millones de dólares. Foto: Archivo Vanguardia
"China y Latinoamérica cuentan con economías fuertemente complementarias", destacó Abulaiti al intervenir en la apertura de la III Cumbre Empresarial China-América Latina, que reúne en Bogotá a unos 700 empresarios de 14 países.
América Latina es ahora la región del mundo más importante en la estrategia china de comercio exterior y en 2008 le produjo al gigante asiático 71.477 millones de dólares por este concepto, afirmó hoy el vicepresidente de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (Cppcc), Abulaiti Abudurexiti.

"China y Latinoamérica cuentan con economías fuertemente complementarias", destacó Abulaiti al intervenir en la apertura de la III Cumbre Empresarial China-América Latina, que reúne en Bogotá a unos 700 empresarios de 14 países.

El dirigente político abrió las tareas de esta conferencia de dos días junto con el presidente colombiano, Alvaro Uribe, y el vicepresidente del Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional (CCFCI), Yu Ping.

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el colombiano Luis Alberto Moreno, y el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, también intervinieron en la apertura de este foro económico, en el que están representadas unas 200 compañías chinas, 300 latinoamericanas y 300 colombianas.

Abulaiti resaltó que el intercambio comercial entre su país y la región alcanzó el año pasado los 143.387 millones de dólares, con un incremento del 39,7 por ciento en relación con 2007.

De esa suma, 71.477 millones de dólares correspondieron a las exportaciones chinas a la región y los otros 71.910 millones a las importaciones latinoamericanas, precisó el vicepresidente de la Cppcc.

"Ambas partes han mantenido el equilibrio básico de sus importaciones y exportaciones", observó Abulaiti, que resaltó asimismo la manera exponencial en que crecen las inversiones recíprocas.

Agregó que las inversiones directas no financieras de su país en Latinoamérica sumaron el año pasado 3.070 millones de dólares, en tanto que las mismas de esta región en China alcanzaron los 27.770 millones de dólares en 2008.

"Nosotros sinceramente damos la bienvenida a la presencia de inversiones latinoamericanas en China", continuó Abulaiti, que subrayó que su país y la región van ahora por una senda de "recuperación importante de la economía".

Sin embargo, Abulaiti observó que ambas partes, al igual que todo el mundo, afrontan desafíos de "carácter global" como la crisis financiera, la seguridad energética y en salud pública, y la reducción de la pobreza.

La cita bogotana es la segunda en Latinoamérica, después de la I Cumbre, celebrada en Santiago de Chile en 2007. La siguiente, la de 2008, la acogió la ciudad china de Harbin.