Foto: Tomada de Internet
El Mañana/Agencias
La disputa de los hermanos de más de 900 millones de dólares del finado empresario Roberto Garza Sada, mantiene a sus cuatro hijos en un pleito
Monterrey, NL. La disputa por la herencia de más de 900 millones de dólares del finado empresario Roberto Garza Sada, uno de los principales accionistas de Alfa, mantiene a sus cuatro hijos en un pleito que inició en los tribunales y pasó a las provocaciones, golpes y hasta amenazas de muerte.

Un primer intento por dirimir por la vía extrajudicial el conflicto por una denuncia penal por amenazas de muerte fracasó antier al no asistir los involucrados a un citatorio girado por el Centro Estatal de Métodos Alternos para la Solución de Conflictos.

Un capítulo violento de esta disputa quedó registrado en un video de casi 12 minutos disponible sin edición aquí.

Roberto Garza Delgado, hijo del desaparecido industrial, interpuso el pasado 24 de enero una denuncia penal en contra de dos de sus tres hermanas, María del Carmen y Gabriela Garza Delgado, por amenazas tras un altercado en el predio común en el que se localizan sus residencias en San Pedro.

El problema se registró luego de que un juez removió a Roberto como albacea de la herencia en un juicio promovido por sus tres hermanas: María del Carmen, Gabriela y Viviana María Garza Delgado.

En la videograbación de este conflicto, realizada por el hijo de Roberto -Roberto Garza Sada, quien coincidentemente comparte nombre y apellidos con su abuelo- se ve a Garza Delgado alejándose con sus escoltas de los límites de propiedad de sus hermanas y gritándoles para provocarlas.

Roberto, María del Carmen y Gabriela intercambian insultos y agresiones físicas y, finalmente, tras varias provocaciones y la intervención de los escoltas de él, las hermanas amenazan de muerte al hijo y a la familia de su hermano.

El conflicto familiar inició tras la muerte el 14 de agosto del 2010 del papá de los Garza Delgado, quien también era sobrino de don Eugenio Garza Sada.

Desde entonces, los Garza Delgado se disputan una herencia estimada en más de 900 millones de dólares en acciones de Alfa que "desaparecieron" de un fideicomiso del Banco Santander.

A través de un juicio mercantil promovido el 27 de julio del 2011, las tres hermanas Garza Delgado reclaman al Grupo Financiero Santander la "desaparición" de acciones, luego de constatar que las 10 millones 700 mil acciones del corporativo depositadas en el fideicomiso 48990-0 el 16 de junio de 1994 no existen casi en su totalidad.

El valor actual de los títulos incluiría el producto de la venta de Hylsa en agosto del 2005, pero actualmente sólo existen 292 mil 733 títulos de la Serie A de Alfa, con un valor estimado en 48 millones 883 mil pesos.

Ante el hallazgo, el 12 de agosto del 2011, las hermanas Garza Delgado interpusieron también una denuncia penal en la Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos contra la Industria e Instituciones de Nuevo León contra quien resulte responsable de sustraer las acciones del fideicomiso y disponer de su venta.

Aunque en teoría también sería afectado por la desaparición de las acciones, Roberto Garza Delgado, nombrado por su padre albacea de la herencia, no se sumó a las denuncias presentadas por sus hermanas.

Roberto Garza Delgado dejó el Grupo Alfa en 1999 y su salida se relacionó con la venta a sí mismo de la empresa fabricante de colchones Selther Simmons, que actualmente posee como presidente de Grupo Gard.

En octubre del 2012, las hermanas de Roberto promovieron un juicio en que lograron que un juez revocara a éste como albacea de la herencia y nombrara en su lugar a Antonio Barceló, hijo de Viviana María.

La sentencia ordena que el nuevo albacea debe tomar posesión de obras de arte y otros bienes muebles en custodia de Roberto valuados en al menos 22 millones de dólares, pero un amparo obtenido por éste ha impedido concretar la transferencia.

Tras el último conflicto de este 24 de enero que motivó la denuncia por amenazas, Roberto solicitó también ante el Juzgado Séptimo Familiar órdenes de protección a favor suya; de su esposa, Gabriela Sada, y de sus hijos, Roberto, Gabriela y Bárbara María Garza Sada, en contra de sus hermanas Gabriela y María del Carmen, y del esposo de esta última, Juan Celada González.

Las órdenes, concedidas tras la presentación del video, prohíben a los presuntos agresores acercarse 200 metros a la redonda a cualquier domicilio que frecuenten los solicitantes o intimidar o molestar a éstos.

"No estamos buscando que se ejerza acción penal contra nadie, pero como hubo un conflicto entre ellos que derivó en insultos y amenazas, consideramos que por seguridad es mejor que quede una constancia de que se dieron estos hechos", afirmó Arturo Quintero Treviño, abogado de Roberto.

El pasado 26 de enero, dos días después del pleito, un vehículo Tsuru presuntamente propiedad de Roberto se incendió en el Centro de San Pedro, en la zona donde se localiza el predio que comparten los hermanos Garza Delgado.