(Foto: Vanguardia-Archivo)
El Universal
Es tal la sensualidad que proyectan que algunas de sus imágenes han sido censurada
Miradas provocativas, figuras perfectas, poca ropa y mucha piel son los ingredientes que algunas famosas emplean para lucir sexys, pero algunas de ellas han sido víctimas de la censura por ser demasiado sensuales.

Un caso reciente es el de la modelo israelí Bar Refaeli, pues la joven de 24 años posó en lencería para una firma de ropa interior.

Pese a que las imágenes de la sesión no eran de desnudos totales ni mostraban nada que Bar no hubiera enseñado antes, hebreos ortodoxos de Israel criticaron las fotografías y algunas tuvieron que ser sustituidas por otras menos "provocativas".

Algo similar ocurrió con Megan Fox. Hace un par de semanas la protagonista de Transformers posó en lencería al estilo de los años 50 para la revista del New York Times.

No todas las imágenes de la sesión fotográfica fueron publicadas pues los responsables de la revista las consideraron excesivamente sexys.

Además de las fotografías, también comerciales han sido objeto de censura, como le ocurrió a Eva Mendes.

La actriz de ascendencia cubana es imagen de un perfume de Calvin Klein y para promocionarlo grabó un anuncio en el que le veía un pezón, motivo por el cual no fue transmitido en Estados Unidos.

Pamela Anderson tiene una imagen desfachatada, y por lo mismo no se libró de la censura a un comercial.

La ex conejita de Playboy protagonizó un material para la organización PETA (Personas por el Trato Ético a los Animales) cuya exhibición fue prohibida en los aeropuertos de Estados Unidos.

En el video Anderson aparece ataviada como policía y prohíbe el paso de accesorios y prendas hechas con pieles animales, de una manera muy sexy desnuda a un hombre que de pronto aparece con otra mujer también desnuda.

A algunos padres de familia les pareció inadecuado que el video se difundiera en las salas de los aeropuertos, pues muchos niños podrían verlo.

En el caso de la música, la joven Hilary Duff fue víctima de la censura en su propio país ya que el video para su tema Reach Out fue calificado de "obsceno", pues en una escena la cantante chupa el dedo a un actor.