Sean Penn es uno de los mejores actores de su generación, y aun así renunciaría a todo por mantenerse detrás de las cámaras.
Toronto, Canadá.- ``Es buena idea'', dijo Penn en el Festival de Cine de Toronto, donde su cuarto filme como director, ``Into the Wild'', se proyectó previo a su estreno oficial del 21 de septiembre.

El festival de Toronto exhibe este año una amplia gama de filmes dirigidos por actores, que incluyen al mexicano Gael García Bernal, a Helen Hunt, David Schwimmer y Alison Eastwood.

En ``Into the Wild'', Penn adapta el bestseller de Jon Krakauer sobre Christopher McCandless (Emile Hirsch), un joven cuya caminata de dos años por Norteamérica termina trágicamente en Alaska. Penn, quien dirigió previamente ``The Indian Runner'', ``The Crossing Guard'' y ``The Pledge'', dijo que ``Into the Wild'' ha reafirmado su meta de dejar de actuar algún día para dedicarse de lleno a la dirección.

``Me comprometí a actuar en un par de filmes este año basado en la admiración que siento por sus directores'', dijo. ``Pero sí, esta película me coloca en un sitio donde sé qué es lo que estoy buscando en realidad para tomar una decisión sobre lo que quiero hacer como director. Así que me siento con más vigor que nunca en ese sentido''.

¿Qué estimula a Penn y otros a ir más allá de la actuación? Algunos dicen que actuar se vuelve aburrido. Otros que dirigir puede prolongar sus carreras cinematográficas en una industria en la que escasean los buenos papeles a medida que avanza su edad. Y unos dicen que simplemente quieren hacer de todo.

``Quiero el trabajo de todo el mundo por codicia de control creativo, por codicia de arte'', dijo Tommy Lee Jones, quien debutó como director en el 2005 con ``The Three Burials of Melquiades Estrada'' y espera llevar a la gran pantalla una nueva versión de ``Isla a la deriva'' de Ernest Hemingway.

George Clooney, quien fue nominado al Oscar al mejor director por ``Good Night, and Good Luck'' del 2005 y próximamente estrenará ``Leatherheads'', una comedia del fútbol que transcurre en los años 20 y que protagoniza junto a Renee Zellweger y John Krasinski, dijo que sentarse en el trono del plató le dio un sentido de mando que no tenía al principio de su carrera.

``Inicialmente, te dan un trabajo y estás encantadísimo por eso.

Entonces te responsabilizan por la recaudación de taquilla. Como actor, comienzan a culparte si le va mal a la película'', dijo Clooney. ``Cuando empecé a dirigir me empezó a gustar de veras la idea de que uno pinta, no sólo paga por la pintura, y que las cosas son como uno dice y (el film) vive o muere basado en lo que uno dice. Es interesante y mucho más exigente que actuar''.

Este año actores-directores como Sarah Polley (``Away From Her''), Ethan Hawke (``The Hottest State'') y Julie Delpy (''2 Days in Paris'') han presentado sus películas.

Otros que han vuelto a dirigir o lo hacen por primera vez son el ganador de un Oscar Robert Redford con ``Lions for Lambs'', que protagoniza con Tom Cruise y Meryl Streep; Ben Affleck con ``Gone Baby Gone'', estelarizada por su hermano Casey Affleck; Denzel Washington con ``The Great Debaters'', en la que comparte la pantalla con Forest Whitaker; Anthony Hopkins con ``Slipstream'', en la que también actúa; y Peter Berg con ``The Kingdom'', con Jamie Foxx y Jennifer Garner.

La alineación en Toronto incluye, entre otras, ``Déficit'' de Bernal, sobre las luchas entre las clases sociales en México; ``Then She Found Her'' de Hunt, en la que actúa con Bette Midler, Colin Firth y Matthew Broderick; ``Rails & Ties'' de Eastwood, un drama con Kevin Bacon y Marcia Gay Harden; y ``Run, Fat Boy, Run'' de Schwimmer, con Simon Pegg, Thandie Newton y Hank Azaria.

Schwimmer, quien había dirigido episodios de las series de comedia ``Friends'' y ``Joey'', dijo que los actores tienen una sensibilidad al dirigir que puede tranquilizar a actores inseguros.

``Una vez estaba haciendo una comedia y el primer día llegué al set y vi al director gritándole a un pobre asistente'', relató.

``Todo el equipo estaba nervioso. Era un ambiente escalofriante, el peor ambiente posible para tratar de ser cómico. Al ser actor, uno tiende realmente a cuidar a los actores y conoce sus necesidades''.