Londres, Inglaterra.- El primer médico que llegó al lugar donde se empotró el Mercedes en el que viajaba lady Di la noche en que murió hace más de diez años en París pensó que la princesa de Gales sobreviviría.
Diana falleció cuando el vehículo en el que viajaba junto a su novio, Dodi Al Fayed, quien también pereció en el suceso, colisionó contra una columna de un túnel parisino el 31 de agosto de 1997.

En una declaración mediante vídeo conferencia desde París, el médico Frederic Mailliez relató al jurado encargado de la investigación judicial que se lleva a cabo en Londres que vio el coche de la princesa mientras conducía el suyo a través del Puente del Alma, en la capital francesa.

Tras percatarse de la colisión, Mailliez corrió para prestar su ayuda.

"(Diana) Estaba viva. Se quejaba, respiraba pero se encontraba muy débil", relató en su declaración.

"Recuerdo el claxon haciendo ruido y recuerdo que la parte delantera del coche estaba dañada y el motor casi partido en dos partes", señaló.

Mailliez explicó que vio que el guardaespaldas de la princesa, Trevor Rees, el único superviviente, estaba vivo pero gravemente lesionado en la parte delantera del Mercedes.

Este testigo afirmó que sólo se dio cuenta de que la mujer que se encontraba dentro del coche era lady Di cuando escuchó las noticias al día siguiente del choque fatal.

Sobre el estado de Diana, este médico no recuerda que la ex esposa de Carlos de Inglaterra sufriera ninguna "lesión obvia en la cabeza".

"Sólo me acuerdo de algunas gotas de sangre pero no diría que fueran causa de una lesión grave", dijo.

Antes de esta investigación judicial, se llevaron a cabo otras dos, una pesquisa francesa y otra a cargo de la Policía Metropolitana de Londres, que llegaron a idéntica conclusión: en el momento del choque Paul conducía a alta velocidad y bajo los efectos del alcohol, y las muertes se debieron a un trágico accidente.

Diana de Gales, de 36 años, falleció junto a Dodi Al Fayed, de 42 años, y el conductor Henri Paul poco después de abandonar el hotel Ritz y tras ser perseguidos por varios "paparazzi".