Universal
México, D.F.- Ni la huelga de General Motors en Estados Unidos ni el paro de producción en las plantas automotrices mexicanas por los bombazos a las tuberías de Pemex afectará el desempeño de la Industria Autopartista Mexicana, afirmó Ramón Suárez, presidente de este organismo.
Sin embargo, BBVA Bancomer estima que las pérdidas serían de alrededor de 72 millones de dólares. La más afectada sería Delphi por la alta exposición de ventas que aún mantiene con GM.

"Las explosiones a los tubos de Pemex tendrán mayor impacto en el futuro; estos hechos se dieron en un momento en el que México es analizado por varias empresas automotrices para construir plantas de producción y quizá revaluarán los riesgos de instalarse aquí", estimó Suárez en entrevista.

Para el caso de la huelga de GM no habrá consecuencias en la planta productiva de los proveedores agremiados, aseguró Suárez. La firma estadounidense es la mayor compradora de autopartes manufacturadas en México.

En 2006 compró componentes mexicanos que significaron la factura de alrededor de 13 mil millones de dólares, según datos proporcionados por INA.

Según análisis de Bancomer BBVA, el impacto será marginal y podrá ser diluido en lo que resta del año.

"Se calcula que en GM de Estados Unidos se dejaron de producir, en las 36 horas que duró la huelga, 27 mil 630 automotores en total, lo que inevitablemente tendrá efectos en la producción de suministros de parte y componentes en otros países como México y Canadá", refiere el reporte.

"No tenemos noticia de que a nadie le hayan pedido detener envíos hacia las plantas en Estados Unidos, por lo que mantenemos las guías de crecimiento para 2007", dijo Suárez.

México exportó al país del norte 14.4 mil millones de dólares de autopartes entre enero y junio de este año, lo que significó un incremento de 6.4% anual, pero la previsión de INA es crecer sólo 4% para todo 2007.

"Preferimos ser moderados en nuestros estimados", explicó Suárez al interrogarle por qué será así si se espera más producción de autos en México para la segunda parte del año.

En cuanto a la producción, el volumen se recuperó de un primer trimestre que reportó una caída anual de 1.3% y pasó a un aumento de 3.2% en el segundo trimestre.

La autopartista fue una de las ramas que mejor se recuperaron conforme avanzó el año y se prevé un fuerte cierre en el segundo semestre.