El Universal
La abogada regiomontana se caracterizó por representar legalmente a personajes supuestamente relacionados con el narcotráfico
Silvia Raquenel Villanueva Frausto nació el 26 de junio de 1954, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Segunda de una familia de seis hijos, pretendía ser química, pero no la aceptaron en las preparatoria de la Universidad Autónoma de Nuevo león (UANL). Más tarde, de graduó de la Facultad de Derecho de esa casa de estudios.

Los inicios de Raquenel Villanueva estuvieron en la Procuraduría de Justicia estatal, donde fue actuaria en una sala penal y después secretaria de un juzgado familiar

Se caracterizó por representar legalmente a personajes supuestamente relacionados con el narcotráfico y el crimen organizado, a presuntos homicidas y traficantes de personas.

Entre sus clientes estuvieron Javier Herrera Valles, ex coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva (PFP), acusado de tener vínculos con narcotraficantes.

Otro de los casos polémicos que tomó, fue la defensa del joven Diego Santoy Riverol, conocido como el asesino de Cumbres, procesado por el asesinato de los dos hermanos menores de quien en ese tiempo era su novia.

En 2006 fue detenida durante tres meses, acusada por la Procuraduría General de la República (PGR) de estar involucrada en el secuestro y asesinato de Martín Gerardo Saldaña, un agente del Ministerio Público del estado de Guerrero. No se comprobó ninguna responsabilidad en el caso.

La abogada había sido víctima de cuatro atentados presuntamente relacionados con el crimen organizado.