El equipo de rodaje de la película "Valkyrie", dirigida por Bryan Singer y protagonizada por Tom Cruise, ha recibido finalmente la autorización para rodar algunas de sus escenas en el Bendlerblock, dependencia militar donde el oficial Stauffenberg fue ejecutado tras fracasar su atentado contra Hitler.
Berlín, Alemania.- Después de un tira y afloja con los ministerios de Justicia y Defensa para rodar en el escenario donde Claus Schenk Graf von Stauffenberg y otros insurrectos fueron ajusticiados el 20 de julio de 1944, un portavoz de Defensa explicó hoy que el Ejército alemán ya no considera en peligro "la honorabilidad" del lugar.

Esta nueva película del director de "The Usual Suspects" (1995), que cuenta con un presupuesto de ochenta millones de dólares (59,3 millones de euros), se rueda entre Berlín, otros escenarios de Brandeburgo y en los míticos estudios Babelsberg, y cuenta con Cruise en el papel del oficial que atentó contra Adolf Hitler.

Las primeras escenas de "Valkyrie" -film en el que también intervienen Kenneth Branagh, Bill Nighy y Tom Wilkinson- tendrán como escenario el patio de este edificio militar cercano a la plaza Potsdamer, donde una placa recuerda la ejecución de los autores del atentado fallido contra Hitler, al que interpreta David Bamber.

En el mismo Bendlerblock será "fusilado" Cruise, siempre bajo la supervisión de responsables del lugar histórico.

Según el portavoz de Defensa, el coproductor de Cruise y guionista de la película, Christopher McQuarrie, explicó al titular del departamento, Franz Josef Jung, la intención del filme, lo que se tradujo finalmente en un encuentro entre responsables del ministerio, la productora y el lugar histórico.

A la hora de conceder el permiso parece ser que fue decisiva, según este portavoz, la garantía de que respetarán el lugar y "tenderán un puente desde la barbarie nazi" a la "Alemania democrática".

La película, que cuenta con subvenciones del Fondo Cinematográfico Alemán por valor de 4,8 millones de euros (6,6 millones de dólares), ha venido acompañada de polémica desde sus comienzos.

Además de los citados problemas con la consecución de permisos de rodaje, algunos miembros de la familia del oficial nazi Stauffenberg argumentaron que no consideraban a Cruise apto para interpretar al héroe de la resistencia antihitleriana, por su condición de miembro de la Iglesia de la Cienciología.